Tendencias

Más de 50.000 comensales degustaron la "Baleada" platillo popular de Honduras

Tegucigalpa, 16 jun (EFE).- Más de 50.000 personas degustaron hoy, gratis, de la "Baleada", el platillo más popular de Honduras en un festival que se ha celebrado en tres ciudades del centro, norte y Caribe del país centroamericano.

"Yo he saboreado dos baleadas en dos puestos diferentes, estaban sabrosas", dijo a Efe Jorge Segovia, un carpintero de Tegucigalpa en la Plaza Central de la capital hondureña.

La baleada es a base de una tortilla de harina de trigo con fríjoles fritos y queso rayado.

En Tegucigalpa el homenaje se celebró a lo largo del Paseo Liquidámbar, donde se instalaron varios puestos de baleadas, en una actividad auspiciada por la Marca País Honduras y varias empresas de la industria harinera y de lácteos.

"Nosotros comenzamos más temprano con una donación de mil baleadas en el Hospital Escuela Universitario, la gente estaba feliz", indicó a Efe Milton Cruz, ejecutivo del Restaurante Las Tejitas, otra de las empresas que auspició la actividad, que comenzó hacia las 14.00 horas locales (20.00 GMT).

Las otras dos ciudades en las que se ha celebrado el homenaje a la baleada son San Pedro Sula, norte, y La Ceiba, Caribe.

La idea de los organizadores de la actividad gastronómica es que el tercer sábado de junio quede instituido como el "Día de la baleada".

El popular platillo se vende en restaurantes formales, merenderos y puestos en la calle.

Sobre el surgimiento de la baleada no hay una fecha precisa, pero su origen lo tiene en el norte del país, según dos mujeres, una de San Pedro Sula y otra de La Ceiba, quienes aseguran ser las creadoras del nombre del platillo hace más de 30 años.

La mujer de La Ceiba asegura que la creadora de la baleada es ella y que el platillo se hace con una tortilla de harina de trigo, fríjoles fritos y queso rayado, aunque en algunos puestos de comida la hacen con mantequilla.

Con los años a la baleada le han ido incorporando otros ingredientes como huevo revuelto o carnes que pueden ser de cerdo, pollo o res.

También han surgido las "superbaledas" y "megabaleadas", cuyo tamaño puede ajustar para tres o cuatro comensales.

En algunas comunidades garífunas (negros) y restaurantes la tortilla de harina es amasada con leche de coco, con lo que adquiere una textura ligeramente más pesada y un diferente sabor a la que es hecha con agua.

En la Plaza Central de Tegucigalpa también hubo música a cargo de la Banda de los Supremos Poderes y de la Escuela Nacional de Música, lo mismo que puestos de comida de otros platillos populares como "pastelitos de perro", rellenos con patata o carne.

Chocolates artesanales y el "calambre", una bebida a base de ginebra, vino, limón, azúcar y hielo, del bar más popular de Tegucigalpa "Tito Aguacate", también degustaron las miles de personas que llegaron al homenaje de la baleada.

En otro punto del Paseo Liquidámbar, tres miembros de una familia ofrecían miel de abeja pura de su pequeña empresa "Trigona", lo mismo que polen y otros productos afines.

El agrónomo Ricardo Díaz -uno de los tres hermanos que manejan el negocio familiar, herencia de hace unos 40 años del abuelo Francisco Meraz, en San Isidro, departamento de Choluteca, en el sur del país- ofrecía a los visitantes dos variedades de miel, una oscura y otra más clara.

La marca de la miel que producen los hermanos Enma, Héctor y Ricardo Díaz es "Trigona", que significa tres ángulos, semejando la forma de la cabeza de la abeja.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin