elEconomista.es
Últimas noticias
24.100,51
-2,02%
1,1310
-0,54%
47,77
+7,28%
1.238,57
+0,01%

La llegada de Amazon divide entre alegría y enfado a Washington y Nueva York

- 14:10 - 17/11/2018

    Washington / Nueva York, 17 nov (EFE).- La decisión del gigante del comercio electrónico Amazon de instalar dos nuevas sedes en Nueva York y Washington, los centros económico y político de Estados Unidos, ha sido recibida con entusiasmo y recelo a partes iguales, pese a prometer la creación de 50.000 empleos.

    Amazon en Nueva York se ubicará en Long Island City (Queens), donde ha provocado el rechazo generalizado en una comunidad de 2,3 millones de habitantes, mientras que en Washington lo hará en un municipio con una población de 22.500 personas que recibirá a una masa de empleados que la duplicará.

    Ambas metrópolis afrontan una transformación en la que miles de nuevos inquilinos con alta cualificación y poder adquisitivo usarán el transporte, consumirán en sus locales y buscarán alojamiento, principal preocupación para quienes ya habitan allí.

    A una parada de metro del Pentágono y a un paseo de 40 minutos de la Casa Blanca se encuentra el futuro emplazamiento de Amazon en el área de Washington: Crystal City, una localidad que nació en 1963 para acoger oficinas y viviendas de "alto standing".

    "Yo me mudé a Crystal City hace unos años, pago un alquiler de 500 dólares por una habitación porque en el centro de Washington no podía permitirme los 900 que pedían", explica a Efe Katarina, recepcionista en el hotel más próximo a la única parada de metro del municipio.

    "Tengo claro que no va a faltar trabajo, pero los precios... Llegará gente muy pudiente", narra la joven.

    Un oficinista, Gemal, que descansa en la plaza en la que Amazon pondrá sus oficinas no está preocupado por la subida de precios.

    "Esta es una zona con baja ocupación en la que no se expulsará a nadie", afirma.

    La llegada de la empresa a los alrededores de la capital estadounidense ha sido recibida positivamente como una forma de diversificar una área centrada en la actividad del Gobierno.

    Stephen S. Fuller, economista de la universidad George Manson, argumenta en un informe que la presencia de Amazon en Washington generará un efecto llamada para que se instalen nuevas empresas tecnológicas y nazca algo similar a "Silicon Valley" en la costa este del país.

    Amazon no ha tardado en aprovechar estos indicios y ya ha denominado "National Landing" (Aterrizaje Nacional) el complejo que nacerá tras su inauguración.

    "Cambiará la marca extraoficial que posee la región", en alusión al ambiente institucional de la zona, reza un epígrafe del estudio.

    En verdad parece que esta localidad esperaba una llegada así: varios edificios permanecen vacíos y cubiertos con una lona, en las esquinas de sus calles vacías un cartel con el logotipo de la ciudad da la bienvenida, e incluso algún paso de peatones recrea ese mismo diseño sobre impecables calzadas.

    Frente al aparente entusiasmo despertado en Crystal City, los vecinos de Long Island denuncian una "invasión" en un distrito tradicionalmente obrero e industrial que ha experimentado un enorme cambio en los últimos diez años a partir de la crisis económica.

    "¡Es especulación!" critica una vecina que ha vivido 29 años en el barrio y prefiere permanecer en el anonimato.

    En un paseo, la mujer llega al primer gran edificio que se construyó hace 25 años, junto al ferri que une Queens con Manhattan, cuando se pedían unos 25.000 dólares por los inmuebles, como "incentivo" para que la gente se mudara.

    "Ahora, adquirir una vivienda aquí cuesta en torno a 800.000", asegura esta vecina.

    El representante de la asociación de vecinos LIC Coalition, Ernie Brooks, argumenta, en declaraciones a Efe, que "Amazon ha sido inteligente al convertir su elección en una competición secreta sin decir lo que le ofrecían".

    Con su decisión, la compañía recibirá 3.000 millones de dólares -según cálculos de Brooks- en beneficios fiscales.

    A pesar de las críticas, apoyadas por algunos representantes demócratas como la congresista Alexandria Ocasio-Cortez, hay vecinos a favor de que Amazon se instale.

    "Estoy a favor, quiero que mi comunidad florezca y mi barrio está por delante de mi negocio", insiste Gianna Cerbone, que regenta un restaurante italiano.

    Para Cerbone, el establecimiento de la compañía de Bezos conseguirá mejorar las infraestructuras y traerá un nuevo colegio al barrio.

    Sobre el precio de la vivienda, tampoco cree que se vaya a disparar: "Chorradas. Eso son chorradas. Cítalo: chorradas", concluye.

    Javier Romualdo y Álvaro Celorio

    Otras noticias
    Contenido patrocinado

    Flash de noticias América


    Síguenos en twitter
    Síguenos en Facebook

    Más leidas

    eAm
    Colombia
    Mexico
    Chile
    Argentina
    Peru
    Google ficha al ex de Oracle Thomas Kurian para dirigir su negocio en la nube
    Google introducirá la opción de escribir comentarios sobre las búsquedas realizadas dentro de su motor de búsqueda