Sociedad

Caravana migrante avanza por sur de México aún a miles de kilómetros de EEUU

San Pedro Tapanatepec (México), 21 ene (EFE).- La caravana de migrantes centroamericanos que accedió a México sin seguir los trámites legales llegó hoy al estado meridional de Oaxaca, todavía a miles de kilómetros de alcanzar el "sueño americano".

Desde su entrada a territorio mexicano a finales de la pasada semana, este contingente, que ingresó por el puente fronterizo sin atender a las autoridades migratorias y sin solicitar asilo, ha recorrido a pie y en vehículos de carga más de 300 kilómetros.

No obstante, todavía sus miembros están muy lejos de la frontera con Estados Unidos, la meta de muchos de ellos, pues Tijuana queda a unos 3.750 kilómetros por carretera.

En esta primera caravana de 2019 viaja Griselda y su hija Génesis, de un año y ocho meses.

"Quiero un mejor futuro para la niña, es lo que busco, allá (en Honduras está todo muy macaneado (mal). Y quizás no ganaría para los estudios de ella", apuntó la joven madre.

Esperanzada, la mujer desea que el nombre de su bebé sea la señal para el inicio de una mejor vida.

En Honduras, narró, no le alcanzaba ni para alimentar bien a su pequeña.

La caravana en la que viajaba, que en las últimas horas dejó Huixtla, en el estado de Chiapas (sureste), llegó este lunes a San Pedro Tapanatepec, un municipio en la zona oriental del Istmo de Tehuantepec, en Oaxaca.

Con este nuevo contingente de centroamericanos, este municipio de Oaxaca -uno de los estados más pobres del país- ha albergado a todas las caravanas migrantes que hasta la fecha han cruzado México.

El fenómeno empezó a mediados de octubre de 2018 cuando miles de migrantes, en su mayoría hondureños y salvadoreños, iniciaron este éxodo en grupo para sentirse más seguros, y ello ha causado choques diplomáticos entre distintas naciones.

De acuerdo con responsables de Protección Civil de Oaxaca, el nuevo contingente alcanza casi los 2.000 migrantes.

Reciben ayuda humanitaria de las autoridades estatales, federales y civiles, pero esta ha disminuido, lamentan.

José Saldívar Martínez dejó en Honduras a su esposa y tres hijas de 11, 16 y 18 años y anhela, como tantos otros, que una vez en Estados Unidos pueda volver a ver a su familia, quizá mediante una reunificación familiar.

"Ahora ya no nos quieren dar. Yo pedí una cobija (manta) porque aquí en la noche hace frío bastante", pero una muchacha, aseguró, le dijo que en las anteriores caravanas tiraron lo que les ofrecían, por lo que el migrante lamentó que "Pagan justos por pecadores".

Pero, aun así, los migrantes mantienen la idea de llegar a Estados Unidos y trabajar pese a las adversidades.

"No vamos a hacer ningún borlote (altercado) allá. Nosotros somos una nueva generación que queremos trabajar en cualquier lugar", apuntó Saldívar.

De acuerdo con las autoridades municipales, en esta primera caravana del año viajan aproximadamente 300 niños, a quienes, aparte de brindarles agua, medicamentos y comida, se les entretiene con actividades lúdicas para tratar de eliminar el estrés que representa para ellos emigrar.

La delegada del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia en el Istmo de Tehuantepec, Argelia Lázaro, explicó a Efe que estas actividades con los niños, especialmente el dibujo, sirve a los menores para "plasmar" su realidad.

"Hay niños que han pintado caras sonrientes y otros que han pintado caras tristes. Y hemos encontrado sonrisas negras también", agregó la experta.

A lo largo del lunes, se espera que a este convoy le alcance un contingente de 200 migrantes que quedó rezagado en Arriaga (Chiapas).

Una ver reunificados, la caravana partirá rumbo a Matías Romero, en Oaxaca, a unos 130 kilómetros, para luego seguir su camino hacia Veracruz, como se hizo en anteriores ocasiones.

Paralelamente, más de 6.700 migrantes continúan en la frontera entre México y Guatemala, siguiendo la petición del primer país de entrar de manera regular y ordenada, con una tarjeta de visitante por razones humanitarias que les permitirá vivir durante un año e, incluso, trabajar.

Según el último informe del Instituto Nacional mexicano de Migración (Inami), se han registrado 5.605 solicitudes de visitante por razones humanitarias de adultos y 1.186 de niños y adolescentes.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint