Sociedad

Río crea una entidad para la búsqueda de desaparecidos que llegan a 500 por mes

Río de Janeiro, 9 ene (EFE).- La gobernación de Río de Janeiro, el estado más emblemático de Brasil y en el que unas 500 personas desaparecen cada mes, dio vida hoy a una entidad cuyo propósito es atender los casos de aquellos cuyo paradero se desconoce y a sus familias.

La entidad, creada oficialmente este miércoles por el nuevo gobernador de Río de Janeiro, el exjuez Wilson Witzel, busca mejorar las condiciones de investigación de los casos de personas desaparecidas en el estado, según la gobernación.

La idea es integrar las acciones de varias entidades para estructurar la recolección del material genético junto con las familias que actualmente tienen personas desaparecidas, según indicó este miércoles el propio Witzel en el acto de lanzamiento.

Con esta iniciativa -inédita en Río de Janeiro- se ejecutarán acciones para consolidar un sistema regional de referencia en la elaboración de políticas públicas y atención a los desaparecidos y sus familias, según el gobernador.

De acuerdo con el gobierno regional, la administración trabajará para lograr un registro único de desaparecidos que brinde las herramientas necesarias para que las políticas públicas orientadas en este sentido "puedan extenderse" a futuros gobiernos.

Según Fabiana Bentes, secretaria de Desarrollo Social y Derechos Humanos, entidad que tendrá bajo su cargo la nueva dependencia, una de las acciones que se busca implementar es la creación de un sistema de alerta similar al conocido como "Amber" en Estados Unidos, que avisa cuando una persona desaparece y divulga sus datos.

De acuerdo con la funcionaria, la intención es firmar un acuerdo con las empresas de telefonía para que, en cada caso de desaparición, los celulares emitan el aviso.

Según datos divulgados por la Fiscalía de Río de Janeiro en abril de 2018, en el estado se han registrado 10.000 casos de personas desaparecidas en los últimos cinco años y mensualmente unas 500 personas se "esfuman" sin dejar rastro.

Datos del gobierno regional señalan que el perfil más común entre los desaparecidos es el de jóvenes de raza negra o mulatos que están entre los 12 y los 29 años de edad.

Un estudio divulgado a finales de 2017 por la organización no gubernamental Fórum Brasileño de Seguridad Pública, especializada en análisis sobre la violencia con base en informes recopilados de las autoridades, señaló que unas 190 personas desaparecen cada día en Brasil.

La desaparición no es un crimen en Brasil por lo que la Policía solo recibe las denuncias pero no abre investigaciones salvo cuando surgen sospechas de que detrás hay un crimen como homicidio o secuestro, por ejemplo.

Aunque muchas de las desapariciones pueden ser voluntarias, las investigaciones señalan que en muchas oportunidades un desaparecido fue visto por última vez cuando era abordado por policías o fuerzas de seguridad.

Otro caso común de desapariciones corresponde a personas vinculadas con actividades ilícitas, como el tráfico de drogas.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin