Sociedad

El sistema judicial salvadoreño carece de perspectiva de género y discrimina

San Salvador, 31 oct (EFE).- Las mujeres en El Salvador se exponen a procesos judiciales que carecen de perspectiva de género, en especial aquellas acusadas de homicidio o intento de homicidio, cometidos al supuestamente abortar, dijo en una entrevista a Efe la jurista Alejandra Burgos.

La abogada forma parte de la defensa de la joven Imelda Cortez, de 20 años, procesada por un delito de "intento de homicidio" cometido supuestamente al tratar de abortar del embarazo producto de las violaciones de su padrastro durante siete años continuos.

Según Burgos, el caso de Imelda "es un claro ejemplo de que la justicia en este país es discriminatoria y se juzga a las mujeres pobres, con niveles bajos de educación y con conocimientos nulos sobre derechos sexuales y reproductivos".

"Imelda y otras mujeres procesadas por homicidio, cuando en realidad tuvieron un problema obstétrico, son mujeres de escasos recursos, de zonas rurales, que se les ha obstaculizado su derecho a la educación, a la salud y se les han vulnerado sus derechos fundamentales y humanos", señaló.

Para la abogada, los casos como el de Imelda "tienen que ser abordados bajo una perspectiva de género para evitar que los jueces y demás autoridades no las criminalicen solo por su condición de ser mujeres y no violen sus derechos fundamentales".

Eso "permitiría identificar el contexto de las víctimas y la situación de desigualdad en las que se encuentran por razón de género y valorar la adopción de medidas especiales de protección", así como "actuar sobre los hechos y sobre la norma jurídica, aplicando una visión crítica de la realidad", neutral y sin estereotipos machistas", explicó.

La letrada subrayó que es necesario que las autoridades judiciales, los funcionarios y el propio Estado "tomen en cuenta el contexto social de las mujeres al momento de criminalizarlas y los factores que las llevaron a sfrontar esa situación".

"En el caso de Imelda, por ejemplo, su padrastro la comenzó a agredir sexualmente cuando ella tenía 12 años y (continuó) hasta que quedó embarazada (a los 19), pero esta situación a los juzgadores no les importó y la han criminalizado", planteó.

Insistió en que "los jueces no tienen perspectiva de género porque no están sensibilizados con el tema, y el no entender la gravedad de lo que ha sucedido o sucede es seguir reproduciendo estereotipos de género y violentando los derechos a las mujeres".

También lamentó que el Estado "no busque las maneras de sensibilizar a sus funcionarios para avanzar hacia una sociedad donde todos seamos vistos de forma igual".

"Existe una doble moral por parte del Estado, pero lo más preocupante, desde la perspectiva jurídica, es que el Estado no está cumpliendo sus obligaciones internacionales" y no admite que se mantiene "un sistema de patriarcado, donde se vulneran los derechos de las mujeres, como en el caso de Imelda", recalcó.

La abogada espera que el próximo 12 de noviembre, día en que Imelda se enfrentará a un juicio por el delito de intento de homicidio, la joven salga en libertad y pueda "continuar con su vida".

De acuerdo con Marcia Aguiluz, directora del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil) para Centroamérica y México, "esta joven, que ha sobrevivido a años de violencia sexual, que ha sido víctima de la pobreza y la exclusión social, hoy es considerada victimaria por enfrentarse a una emergencia obstétrica".

El Salvador es uno de los pocos países del mundo en los que el aborto está prohibido en todas las circunstancias y donde las mujeres que sufren complicaciones del embarazo, que provocan abortos espontáneos o emergencias obstétricas, son a menudo acusadas de homicidio agravado por la Fiscalía.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin