Sociedad

Defensores de derechos civiles se movilizan para evitar abusos en elecciones

Chicago (IL), 26 oct (EFEUSA).- Grupos defensores de los derechos civiles urgen a las autoridades a evitar en las elecciones del 8 de noviembre posibles actos de discriminación e intimidación que podrían ser provocados por una campaña considerada la más "intolerante y racista" de los últimos 50 años.

"Queremos estar seguros de que los ciudadanos puedan ejercer su derecho al voto con total libertad, sin importar su origen, religión o el lugar donde vivan", dijo hoy Wade Henderson, presidente y director ejecutivo de la Conferencia de Liderazgo sobre Derechos Civiles y Humanos.

Esta será la primera elección donde la Ley de Derecho del Voto no estará vigente en su totalidad, y no habrá supervisión directa de observadores del Departamento de Justicia en estados y jurisdicciones "con antecedentes históricos de discriminación" contra los votantes, informó en conferencia de prensa.

"Esta puede ser la tormenta perfecta para la intimidación y discriminación de los votantes", advirtió Henderson, quien anunció una movilización masiva de abogados que actuarán en 29 estados donde se han aprobado leyes restrictivas, para evitar excesos que impidan el acceso a las urnas.

Entre las medidas de vigilancia que se aplicarán figura una mayor presencia de observadores internacionales, entre ellos representantes de la Organización de los Estados Americanos (OEA), que actuarán por primera vez en el proceso electoral de Estados Unidos.

86 organizaciones solicitaron en una carta enviada a las autoridades electorales de todo el país, que se aprueben medidas para que "a nadie se le impida el derecho al voto", y se protejan los derechos de las minorías.

"No es que pensemos que nuestras elecciones estén amañadas (como sostiene el candidato presidencial republicano Donald Trump)", aclaró Kristen Clarke, del Comité de Abogados por los Derechos Civiles Bajo la Ley.

"Rechazamos esta conspiración sin fundamentos", afirmó la presidenta y directora ejecutiva del comité que, quien aseguró que ha recibido miles de llamadas de todo el país de personas que manifiestan "angustia y ansiedad" al sentirse desprotegidas.

"La retórica tóxica del candidato republicano tiene un efecto espeluznante en los votantes", en particular el llamado de Trump para que los cuerpos policiales actúen como "vigilantes" del comportamiento de los votantes, agregó Clarke.

Laura Maristany, directora de la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Nombrados (NALEO) en Washington, declaró a Efe que "si alguien puede quejarse de una posible elección amañada, esa debe ser nuestra comunidad".

Aseguró que desde hace varios meses varias jurisdicciones electorales hicieron cambios en los procesos de registro, identificación o voto temprano que podrían afectar "de manera directa y negativa" a unos ocho millones de votantes latinos.

"Cuando se acerque el día de las elecciones veremos largas filas de votantes, algo que puede resultar normal en nuestros países de origen, pero que en Estados Unidos no es común y es un efecto directo de las acciones", tomadas por las autoridades locales, agregó.

NALEO estima que de los 27,3 millones de hispanos elegibles para votar en el país se podría llegar al 8 de noviembre con 13,1 millones registrados y en condiciones de ir a las urnas, por lo que "hay que hacer todo lo posible para evitar inconvenientes".

Según una encuesta realizada por NALEO, uno de cada cinco votantes hispanos consultados declaró que en el pasado "alguien le dijo que no podía votar" y le impidió el acceso a las urnas.

"Que no se repitan experiencias pasadas de personas que no pudieron votar porque 'no hablaban americano', eso es algo preocupante", dijo Maristany, quien informó que su organización dispondrá de un equipo de abogados listos para intervenir "si se identifican problemas sistémicos en algunas jurisdicciones".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint