Sociedad

Familias hispanas de Carolina del Norte continúan rezagadas, según estudio

Charlotte (NC), 17 mar (EFEUSA).- Los latinos de Carolina del Norte padecen dificultades económicas, educativas y sociales y esta situación no cambiará a menos que los legisladores aprueben nuevas políticas que mejoren sus condiciones de vida, reveló hoy un estudio del Centro de Justicia.

El informe, realizado por el Proyecto de Familias Trabajadoras de Bajos Recursos de la organización, analizó los datos económicos más recientes de la Oficina del Censo, revelando que "aunque las familias hispanas trabajen duro para mantener a sus miembros, se les hace imposible salir adelante y cada vez son más pobres".

"El problema con los latinos es que tienen los empleos peores remunerados y hasta que no se les ofrezcan oportunidades educativas para se preparen, continuarán rezagados en comparación con el resto de las comunidades", explicó hoy a Efe Allan Freyer, director del Proyecto de Derecho de los Trabajadores del Centro de Justicia de Carolina del Norte.

Freyer resaltó que el atraso de los hispanos "afecta a la economía general del estado e impide el desarrollo empresarial".

En Carolina del Norte, hay 371.000 familias trabajadoras con bajos ingresos, con salarios que no llegan a los 40.000 dólares al año, y de ese total, el 70 por ciento son latinos en comparación con el 26 por ciento de los blancos.

En el 2013, las familias trabajadoras de las minorías tenían el doble de probabilidad de tener ingresos bajos en comparación con los blancos no hispanos, una brecha que se ha incrementado desde el inicio de la Gran Recesión en 2007, acotó el informe.

El estudio recomienda que los legisladores promulguen políticas que "promuevan el acceso a la educación universitaria y de formación laboral de trabajadores".

Entre las medidas que proponen destacan el aumento del salario mínimo, ayuda financiera para el pago de matrículas universitarias, ampliación del cuidado infantil, y la extensión de los beneficios de Medicaid a todos los que son elegibles.

En especial, la creación de programas educativos y oportunidades de carreras para los residentes cuyo primer idioma no es el inglés.

Por el momento, los estudiantes indocumentados no tienen acceso a las matrículas universitarias de residentes del estado o becas escolares a pesar de contar con el amparo migratorio de la Acción Diferida (DACA).

"Los líderes de Carolina del Norte deben tomar medidas para garantizar que el sueño americano de una vez esté al alcance de todos, y eso incluye especialmente a los latinos", concluyó Freyer.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin