Politica

Honduras dice que la condena a un periodista no involucra la libertad de expresión

Tegucigalpa, 26 mar (EFE).- El Gobierno de Honduras dijo este martes que el caso del periodista David Romero, quien ha sido condenado a diez años de cárcel por difamación e injurias contra una exfiscal de la Mujer, "no es un asunto de libertad de expresión".

En un comunicado de la Cancillería, el Gobierno recordó que Romero, director de Radio Globo en Tegucigalpa y contra quien hay una orden de captura, fue "denunciado, enjuiciado y encontrado culpable" por un juez en marzo de 2016.

Además, explicó que el caso de abrió por delitos de "calumnia constitutiva de difamación" contra Sonia Gálvez, exfiscal de la Mujer y esposa del ex fiscal general adjunto de Honduras Rigoberto Cuéllar.

Gálvez, añadió, acusó en agosto de 2014 a Romero por 22 delitos de difamación, calumnia e injurias, y logró que el periodista fuera condenado en 2004 a diez años de prisión por haber violado a una hija suya, quien lo denunció.

En el juicio, Romero negó haber violado a su hija; sin embargo, finalmente "confesó el delito luego de revelarse los análisis de Medicina Forense y la prueba de ADN que arrojó un resultado positivo de 99,99 %", señala el comunicado.

Tras la primera condena, que por buen comportamiento no terminó de cumplir, Romero emprendió "una campaña sistemática contra la exfiscal y su familia".

El tribunal de sentencia absolvió a Romero de 16 delitos, pero lo condenó por seis y por cada uno se le ha impuesto un año y ocho meses de reclusión, según la sentencia.

El 11 de enero la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia de Honduras declaró sin lugar un recurso de casación presentado por la defensa de Romero y ratificó la sentencia emitida en marzo de 2016, de diez años de reclusión.

El pasado día 14 un juez de ejecución emitió orden de captura contra Romero, que desde el lunes permanece en las instalaciones de Radio Globo en Tegucigalpa.

"En Honduras nadie está por encima de la ley, este es un Estado de derecho y cada poder del Estado hace su parte", enfatizó el Gobierno hondureño.

El poder Judicial declaró culpable y condenó a Romero "tomando en cuenta, como dice la misma sentencia, el antecedente de haber sido condenado por violación cometida en contra de su propia hija años atrás", de acuerdo a la información.

Según registros del estatal Comisionado Nacional de los Derechos Humanos en Honduras (Conadeh), desde el año 2004 a la fecha se han interpuesto alrededor de 30 querellas contra personas vinculadas a los medios de comunicación, de las cuales al menos seis han sido objeto de sentencias en el país, mientras que otros prefirieron llegar a acuerdos conciliatorios.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint