Politica

El derechista partido Arena de El Salvador hará una oposición "sensata"

San Salvador, 12 feb (EFE).- El presidente de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena), Mauricio Interiano, dijo este martes que su partido hará una oposición "sensata" frente al Gobierno del mandatario electo de El Salvador, Nayib Bukele, de la Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA).

GANA fue fundada en 2010 como resultado de un cisma al interior de Arena que concluyó con la expulsión del expresidente Elías Antonio Saca (2004-2009), condenado a 10 años de prisión por una millonaria malversación de fondos estatales, y la salida de doce de sus diputados.

"Como Arena tenemos la responsabilidad de ser una oposición firme, sensata y responsable" y "debemos estar más cerca de la gente, con los que votaron y no votaron por nosotros", dijo Interiano este martes en una entrevista televisiva.

El candidato de Arena, Carlos Calleja, quedó en segundo lugar en las elecciones presidenciales del pasado 3 de febrero con 857.084 votos (31,72 %), mientras que Bukele se impuso con 1.434.856 (53,10 %), una diferencia de más de 577.000 sufragios.

"Asumimos la responsabilidad de esta derrota, al igual que los compromisos para seguirnos fortaleciendo como partido", añadió el político, que el pasado 5 de febrero anunció que pedirá a la Comisión Electoral de la formación que se adelanten los comicios internos.

El holgado triunfo de Bukele representa el fin del bipartidismo instalado durante décadas en El Salvador, con Arena y el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), que se repartieron las últimas cinco legislaturas.

Arena, que gobernó El Salvador entre 1989 y 2009, se ha visto salpicado en los procesos penales de corrupción del difunto expresidente Francisco Flores (1999-2004) y Saca.

Entre los legisladores que abandonaron Arena y fundaron GANA se encuentra Guillermo Gallegos, quien fue presidente del Congreso y que apoya la pena de muerte y armar a la población civil para combatir a las pandillas, a las que las autoridades responsabilizan de los elevados niveles de violencia en El Salvador.

La victoria de Bukele también llevó a la Comisión Política del FMLN, que expulsó al presidente electo en 2017, a pedir que adelanten sus elecciones internas, en las que sus líderes, antiguos comandantes guerrilleros, no buscarán la reelección.

El candidato del FMLN, el excanciller Hugo Martínez, fue relegado al tercer puesto con 389.289 votos (14,41 %) y el último lugar fue para Vamos, de reciente fundación y que llevó como aspirante a la Presidencia a Josué Alvarado, con 20.763 (0,77 %).

El portavoz del actual Gobierno, Roberto Lorenzana, llamó el lunes a Bukele a buscar "entendimientos" con los partidos con representación en el Congreso y a detener su "conducta de confrontación".

GANA posee 10 diputados en el Congreso, a los que se podrían sumar los 9 del Partido de Concertación Nacional (PCN), formación que ya ofreció su apoyo para impulsar iniciativas, y del único legislador de Cambio Democrático (CD), que respaldó a Bukele durante la campaña electoral.

La legislación establece que para aprobar, reformar o derogar leyes se necesitan al menos 43 votos de los 84 diputados, mientras que para dar luz verde a préstamos u otro tipo de financiación son necesarios 56.

Para impulsar sus planes y tener los fondos necesarios, Bukele necesitaría alcanzar acuerdos con Arena y el FMLN, que cuentan con 37 y 23 legisladores, respectivamente.

Bukele, empresario de 37 años y que es procesado por supuesta violencia machista y calumnia, tomará posesión del Ejecutivo el próximo 1 de junio.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint