Politica

Indígenas desplazados a Asunción piden justicia al Gobierno de Paraguay

Asunción, 21 ene (EFE).- Los indígenas de la comunidad paraguaya de Takuara'i, en el departamento de Canindeyú, fronterizo con Brasil, solicitaron hoy Justicia al Gobierno, después de llevar cerca de cuatro meses acampados en el centro de Asunción tras ser desalojados de sus territorios por brasileños, según denuncian.

El grupo exige desde hace meses la destitución de la titular del Instituto Paraguayo del Indígena (INDI), Ana María Allen, una reivindicación a la que ahora se suma esta petición de justicia para que se investigue el hostigamiento y la violencia que viven en sus tierras y que les han obligado a abandonar la zona.

"No hay justicia para nosotros y venimos a pedir justicia. Pedimos que nos ayuden a aclarar todas las cosas que nos han sucedido y que haya justicia para nosotros y nuestra familia", dijo a Efe Francisco López, miembro de la comunidad y hermano del líder Derlis López, tras una conferencia de prensa.

Los hermanos, oriundos de Canindeyú, habitan ahora en el centro de Asunción, al lado del Congreso, junto con otras 70 familias que viven bajo carpas improvisadas con plásticos negros, con temperaturas en el exterior que rozan los 40 grados, en pleno verano paraguayo.

Con estas condiciones de vida, López se preguntó si al presidente del país, Mario Abdo Benítez, "le da gusto" que subsistan en esa situación y recordó que los miembros de la comunidad de Takuara'i también son seres humanos, que solo quieren una tierra en la que levantar su casa y una chacra para plantar mandioca.

"¿Qué está pasando con Paraguay? Nosotros somos los pueblos originarios y ellos tienen que respetarnos. ¿Por qué no nos dan nuestros derechos?, ¿por qué no nos dan la oportunidad?", comentó López.

Aunque aseguran que hasta el momento el Gobierno ha hecho oídos sordos ante sus súplicas, advierten de que seguirán acampados junto al Congreso hasta que consigan recuperar sus tierras y logren la destitución de Allen.

La comunidad denunció que la presidente del INDI "está completamente en contra de las personas que insisten en sus derechos" y lamentan que no hable guaraní, puesto que dificulta el entendimiento con los nativos.

"Sin ninguna solución no vamos a salir de este lugar, al contrario, vamos a venir más. Si no nos devuelven nuestra tierra a la comunidades ancestrales, vamos a acampar aquí siempre", zanjó el joven.

Los habitantes de Takuara'i cuentan con el respaldo jurídico de varias abogadas que, al igual que ellos, censuran la actuación de Allen.

"Ella tenía que haber realizado, a través del equipo jurídico, acciones judiciales fuertes para defender a los indígenas en el caso de los desalojos violentos de sus territorios ancestrales", señaló la abogada Elvira Montanía a Efe.

Montanía enumeró algunas de las denuncias presentadas contra Allen ante la Fiscalía, como hurto agravado, detención arbitraria e intento de secuestro del líder Derlis López.

Las abogadas recalcaron que existe injerencia brasileña en la ocupación de estos territorios, con actos violentos en los que se lamentó la muerte de un joven de la comunidad, un hecho que sigue sin investigar, según denuncian.

Montanía explicó que los supuestos invasores recurren a acciones judiciales para desalojar la tierra, con la presentación de "un recurso de amparo sin que haya presupuesto", avalado por "una jueza de primera instancia que hizo lugar (al recurso)".

"Ese es el mecanismo que utilizan. Siempre es en colusión, en componenda con la policía, con los jueces y con los fiscales. Principalmente, son los agentes fiscales los que se prestan, los que se alquilan", sostuvo la abogada.

La defensora confía en la fuerza de los pueblos indígenas para seguir adelante con la lucha y, al igual que ellos, exige el nombramiento de una nueva autoridad al frente del Indi.

"Creemos que podemos sentarnos a hablar con la otra persona que llegue a presidir y plantearle bien para que se pueda otra vez reivindicar y recuperar territorios ancestrales, porque hay documentos que avalan que son territorios ancestrales", puntualizó.

La población indígena paraguaya asciende a unas 120.000 personas, 76 % de las cuales vive en situación de pobreza extrema, según datos oficiales, en su mayoría debido a que fueron desposeídas de sus tierras ancestrales durante la Dictadura (1954-1989) y en la primera década de democracia.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint