elEconomista.es
Últimas noticias
25.679,90
-0,33%
1,1158
-0,08%
47,77
+7,28%
1.271,85
-0,43%

La ONU pide apoyo para evitar que se descarrile el proceso político en Libia

- 22:06 - 18/01/2019
    tagsMás noticias sobre:

    Naciones Unidas, 18 ene (EFE).- El enviado especial de la ONU para Libia, Ghassan Salamé, pidió hoy a las potencias internacionales todo su apoyo para evitar que fracase el nuevo intento de lograr una solución política a la crisis en el país.

    En un discurso ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, Salamé advirtió de que sin un "apoyo concertado de la comunidad internacional" el actual proceso político puede ser "saboteado" y todos los avances obtenidos hasta ahora se perderían.

    "Si se permite esto, el progreso de Libia retrocedería años y casi seguro se abriría la puerta a aquellos que creen que solo hay una solución militar a los males de Libia", señaló el diplomático.

    La ONU prevé elecciones en el país durante la primavera, una vez que se celebre la Conferencia Nacional prevista para marzo, en la que se busca desatascar el proceso político tras años de conflicto, con dos Gobiernos rivales.

    Salamé llamó hoy a todas las instituciones libias a ver la Conferencia Nacional como algo "patriótico", por encima de intereses partidistas y nacionales, y defendió que es el momento de que el país se una para superar el conflicto.

    "Por supuesto, habrá quienes busquen minar la Conferencia Nacional y sus resultados, particularmente individuos que esperan retrasar las elecciones para continuar en sus puestos", avisó el representante de la ONU.

    Los miembros del Consejo de Seguridad, en general, respaldaron la postura de Salamé y confiaron en que esa cita permita finalmente avanzar hacia una salida.

    Libia es un Estado fallido, víctima del caos y la guerra civil, desde que en 2011 la comunidad internacional contribuyera militarmente a la victoria de los distintos grupos rebeldes sobre la tiranía de Muamar el Gadafi.

    En la actualidad tiene dos gobiernos, una sostenido por la ONU restringido a la capital y otro bajo la tutela del mariscal Jalifa Hafter, un exmiembro de la cúpula gadafista reclutado por la CIA en la década de los pasados ochenta y que ha devenido en el hombre fuerte del país tras regresar del exilio en Estados Unidos.

    Además de la división política, el país está desestabilizado por la presencia de numerosos grupos yihadistas, y por la actividad de bandas de contrabandistas de personas, armas y combustible que sostienen su economía.

    Los distintos intereses de potencias internacionales en Libia han dificultado además la estabilización del país.

    Salamé, que habló al Consejo de Seguridad por videoconferencia desde Trípoli, centró hoy buena parte de su mensaje en la situación en el sur de Libia, que visitó este mes por primera vez.

    Según dijo, la misión de la ONU en el país -que durante un tiempo tuvo que operar desde fuera de Libia por motivos de seguridad- quiere abrir una oficina en esa región a lo largo de este año.

    La instalación reforzaría la actual presencia en Trípoli y en Bengasi, donde Naciones Unidas espera reabrir su oficina este mes.

    Salamé se refirió, además, a los combates protagonizados en los últimos días por milicias rivales en la capital, donde se observaba desde septiembre una tregua.

    "Hemos trabajado estrechamente con todas las partes para impedir que las violaciones del alto el fuego vayan más allá. Por ahora, las violaciones se han contenido", apuntó.


    Flash de noticias América


    Síguenos en twitter
    Síguenos en Facebook

    Más leidas

    eAm
    Colombia
    Mexico
    Chile
    Argentina
    Peru
    Claves de la repercusión del cierre de la administración de EE.UU. en Puerto Rico
    Más de 4.500 observadores vigilarán las elecciones presidenciales en El Salvador