Politica

En un mundo "roto", la ONU ve prioritario recuperar la confianza de la gente

Naciones Unidas, 18 ene (EFE).- En un "mundo roto", dominado por el miedo y amenazado por el discurso del odio, Naciones Unidas considera fundamental recuperar la confianza de los ciudadanos y dar respuesta tangibles a sus preocupaciones.

"Esta es mi prioridad central para 2019", aseguró hoy el secretario general de la ONU, António Guterres, en su primera conferencia de prensa del año.

Guterres insistió en que su objetivo es asegurar que la ONU sea "una plataforma para la acción que, en un mundo roto, recupere la confianza" perdida.

"Al mirar a los problemas a los que nos enfrentamos, desde el cambio climático a la migración pasando por el terrorismo y los efectos negativos de la globalización, no tengo duda de que estos desafíos globales requieren soluciones globales", subrayó.

El exprimer ministro portugués defendió por ello la necesidad del multilateralismo, pero reconoció que hay "mucha gente en el mundo que no está convencida del poder y el propósito de la cooperación internacional".

"Tenemos que entender por qué y actuar", recalcó, apuntando al aumento de las desigualdades y a la sensación de haber sido abandonados que siente mucha gente como algunos de los motivos de esa falta de confianza.

Esas personas, recordó, pueden convertirse en blancos "fáciles para los nacionalistas, los populistas y todos aquellos que se benefician del miedo".

"La marca más vendida hoy en nuestro mundo es el miedo. Logra audiencias. Gana votos. Genera clics", lamentó.

Ante esa situación, Guterres cree que Naciones Unidas tiene que demostrar su utilidad con acciones en tres grandes áreas: trabajando para una globalización justa, demostrando su valía con éxitos como los recientes pactos sobre cambio climático o migración y uniendo a las sociedades para combatir el discurso del odio, la xenofobia y la intolerancia.

En ese último ámbito, el secretario general avisó de que hay "posturas venenosas que están penetrando en los debates políticos" y urgió a "no olvidar las lecciones de los años 30".

Según dijo, la ONU quiere mejorar su respuesta y va a trabajar en un plan global contra el discurso del odio y los crímenes de este tipo.

A preguntas de los periodistas, Guterres repasó además numerosos asuntos de la agenda internacional, por ejemplo las negociaciones entre Estados Unidos y Corea del Norte.

Guterres, que habló poco antes de que la Casa Blanca anunciase hoy planes para una nueva cumbre entre los líderes de los dos países, defendió que "va siendo hora" de que las conversaciones se retomen "seriamente" y se fije una "hoja de ruta" para la desnuclearización de la península coreana.

Sobre Siria, Guterres insistió una vez más en la necesidad de un acuerdo político bajo mediación de la ONU para poner fin al conflicto y dijo que la organización va a seguir trabajando para tratar de poner en marcha un comité equilibrado que reforme la Constitución del país.

En el caso de Yemen, se mostró preocupado por la falta de confianza entre los dos bandos, que ha complicado los avances tras los acuerdos logrados en diciembre en Suecia.

Además, aseguró que Naciones Unidas hará todo lo posible para investigar el ataque sufrido ayer por un convoy de la organización en el puerto de Al Hudeida, del que salió ileso el jefe de los observadores internacionales enviados a la zona, Patrick Cammaert.

El secretario general de la ONU se refirió también a la situación en Venezuela y dijo que la organización está dispuesta a utilizar sus "buenos oficios" para tratar de impulsar una solución política a la crisis, después de que el Gobierno le pidiese ayuda para recuperar el diálogo con la oposición.

Además, Guterres condenó y calificó de "totalmente inaceptable" el atentado perpetrado ayer en la Academia de la Policía de Bogotá en el que murieron al menos 21 personas y del que las autoridades colombianas responsabilizaron a la guerrilla del ELN.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint