Politica

Shalala mantendrá lucha de Ross-Lehtinen sobre Latinoamérica en el Congreso

Miami, 18 ene (EFE).- La congresista demócrata Donna Shalala dijo a Efe que, al igual que su antecesora en el puesto de representante por el distrito 27 de Florida, la republicana Ileana Ros-Lehtinen, sus prioridades son la inmigración y la búsqueda de un cambio político en Cuba, Venezuela y Nicaragua.

Shalala expresó que seguirá "trabajando por los temas que le interesan a la gente de Miami, y eso incluye los problemas en Latinoamérica y el Caribe, así como los problemas de nuestra comunidad (en el sur de Florida) de igualdad y oportunidades".

La demócrata ocupa a partir de este año el escaño que tuvo por casi tres décadas Ros-Lehtinen en un distrito que estuvo dominado por muchos años por el bloque del voto cubano, que históricamente se ha identificado con el Partido Republicano, pero que cada vez es más diverso.

"La única característica de mi distrito es que todos hemos aprendido a vivir juntos y es muy americano", dijo Shalala al referirse a la población que incluye a nicaragüenses, venezolanos y salvadoreños, entre otros inmigrantes latinoamericanos.

Señaló que "la mayoría" de los cubanos del Distrito 27, que incluye gran parte del condado Miami-Dade, incluida la Pequeña Habana, votaron por ella en las elecciones de noviembre pasado, en la que se enfrentó a la republicana María Elvira Salazar, una reconocida periodista cubano-estadounidense.

La congresista subrayó que siempre ha mostrado un profundo respeto por el exilio cubano, que nunca ha viajado a la isla y que como presidenta de la Universidad de Miami entre 2001 y 2015 rechazó permitir viajes de estudiantes a Cuba o usar dinero de la facultad para hacerlo.

Quien fue secretaria de Salud durante la presidencia de Bill Clinton (1993-2001) dijo que "no respeta" al régimen cubano por las violaciones de derechos humanos y en ese sentido manifestó que apoya la política del presidente Donald Trump hacia Cuba.

El republicano ha prohibido hacer negocios con empresas manejadas por militares en el isla y restringido el comercio y los viajes a Cuba.

"Estoy de acuerdo con el Gobierno, pero también creo que debemos hacer todo lo posible para ayudar al pueblo cubano (...) la gente debería poder ir y venir" a la isla, matizó.

Explicó que no considera un error el proceso de normalización iniciado por el expresidente Barack Obama (2009-2017) y que fue congelado por la actual Administración.

"Creo que fue un enfoque diferente y no tuvo suficiente tiempo para afianzarse", indicó.

Por otro lado, la congresista dijo que presentó en los últimos días una legislación para restringir la exportación de artículos y servicios de defensa a las Fuerzas Armadas de Venezuela que puedan ser utilizados por el régimen de Nicolás Maduro contra el pueblo venezolano.

La idea es "evitar que el Gobierno compre cualquier tipo de arma, cualquier cosa para controlar las multitudes, cualquier tipo de equipo antidisturbios", expresó la congresista

La demócrata enfatizó que hay que apoyar a la Asamblea Nacional de Venezuela (AN. Parlamento), de mayoría opositora, al considerarla la única institución democrática legítima que queda en el país.

Shalala, junto con sus colegas demócratas del sur de Florida, la ecuatoriana Debbie Mucarsel-Powell y Debbie Wasserman-Schultz, también presentará una legislación que facilitará brindar asistencia humanitaria al pueblo venezolano.

De igual forma espera como parte de un grupo bipartidista presionar a Trump para que extienda a los venezolanos el Estatus de Protección Temporal (TPS) y desista de eliminar el ya otorgado a salvadoreños, nicaragüenses, hondureños y haitianos.

La congresista, que está a favor de proteger las fronteras, instó a Trump a negociar con los demócratas al recordar que ahora son la mayoría en la Cámara Baja, donde elaborarán un proyecto de reforma migratoria "decente que sea justo y compasivo".

Agregó que debe incluir, entre otros elementos, un estatus legal para los inmigrantes que ya están en el país y un camino hacia la ciudadanía para los jóvenes traídos de niños por sus padres indocumentados y que se acogieron al programa DACA durante el Gobierno de Obama.

A nivel doméstico, la legisladora dijo que en su distrito en Miami hay "mucha pobreza, hay muchas disparidades entre ricos y pobres".

Precisó que una cuarta parte de esta jurisdicción recibe cupones de alimentos y subsidios oficiales y que 100.000 personas están inscritas a la Ley de Cuidado Asequible de la Salud (ACA), expedida durante el mandato de Obama y amenazada por Trump, que no la ha podido eliminar.

"Creo que es realmente importante que continuemos estos programas, pero también oportunidades para la educación y para buenos trabajos en el distrito y en eso trabajo", manifestó.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint