Politica

Guterres nombrará a un nuevo enviado para Somalia, tras rechazo del actual

Nueva York, 4 ene (EFEUSA).- El secretario general de la ONU, António Guterres, designará "a su debido tiempo" a un nuevo representante especial para Somalia, después de que Mogadiscio declarara al actual enviado, Nicholas Haysom, "persona non grata".

Según el portavoz adjunto del secretario general, Farhan Haq, Guterres "lamenta profundamente la decisión del Gobierno de la República Federal de Somalia" y mantiene una "confianza total" en Haysom.

Sin embargo, el máximo responsable de la ONU considera que la misión de la ONU para Somalia (UNSOM) "necesita ser capaz de llevar a cabo su mandato de apoyar al país de la manera más efectiva. Por lo tanto, (Guterres) tiene la intención de nombrar a su debido tiempo a un nuevo representante especial para Somalia y jefe de la UNSOM", agregó el portavoz.

Guterres también destacó la experiencia de Haysom en todos los cargos que ha ocupado en Naciones Unidas y subrayó que la doctrina de "persona non grata" no se puede aplicar al personal de la ONU, debido a que esta organización no es un Estado.

"La doctrina solo se aplica a agentes diplomáticos acreditados por un Estado en otro, en el contexto de sus relaciones bilaterales", dijo el portavoz, que concluyó asegurando que Guterres "continua fuertemente comprometido a respaldar a Somalia y sus esfuerzos para conseguir la paz, la estabilidad y la prosperidad para todos".

El Gobierno de Somalia declaró este martes a Haysom, "persona non grata", por lo no que no podrá seguir operando dentro de sus fronteras.

Haysom había sido nombrado para este cargo el pasado mes de septiembre y también dirigía la Misión de la ONU en el país (UNSOM).

El Gobierno somalí le acusa de "violar los protocolos" e "interferir deliberadamente" en la soberanía y en los asuntos de Somalia, según un comunicado divulgado por el Ministerio de Asuntos Exteriores.

Este anuncio se produjo poco después de que Haysom exigiera en una carta a las autoridades del país respuestas, desde un punto de vista legal, para el arresto del Mukhtar Robow, exlíder del grupo armado extremista Al Shabab y candidato a la presidencia en la región del Sudoeste.

En esa misiva, el representante especial para Somalia le preguntaba al Gobierno si las fuerzas apoyadas por la ONU estaban o no implicadas en la muerte de al menos once personas, entre militares y manifestantes, durante las protestas que siguieron a la detención de Robow en la capital regional de Baidoa.

Somalia vive en un estado de guerra y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barré, lo que dejó al país sin Gobierno efectivo y en manos de milicias islamistas y señores de la guerra.

Al Shabab, que anunció en 2012 su adhesión a la red terrorista internacional Al Qaeda, controla parte del centro y del sur del territorio y aspira a instaurar en Somalia un estado islámico de corte wahabí.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin