Politica

Segundo Frente: el pueblo cubano que se tutea con Raúl Castro

Santiago de Cuba, 2 ene (EFE).- Perdido entre las montañas de la Sierra Maestra, en Santiago de Cuba (este), la localidad de Segundo Frente prospera hoy bajo la tutela del expresidente Raúl Castro, que lo ha elegido como patria chica, lo visita varias veces al año y tiene allí preparado su lugar de descanso final.

La comunidad agrícola de 40.000 habitantes es conocida como el "pueblo de Raúl", quien estableció allí su comandancia durante la insurrección que llevó al poder a la Revolución Cubana hace 60 años.

Tras el triunfo del 1 de enero de 1959, el menor de los Castro apadrinó el asentamiento creado alrededor de su puesto de mando, al que representa en el Parlamento cubano y que visita a menudo para supervisar obras y presidir actos.

Esto significa que los habitantes de este remoto lugar se cruzan con el octogenario general mucho más a menudo que los de La Habana, donde aún reside pero apenas aparece en público.

La reciente renovación del poblado, que incluye la apertura de un hotel de 4 estrellas y varias obras sociales, parecen corroborar las especulaciones que afirman que el expresidente se retirará allí tras dejar en 2021 su cargo como líder del gobernante Partido Comunista de Cuba (PCC, único).

De momento y debido al secretismo que rodea la vida personal de Castro, los habitantes de Segundo Frente no saben con seguridad si tendrán como vecino al exgobernante, pero de suceder "sería un gran honor para el lugar", aseguran sus habitantes.

"Ya nos ha visitado este año unas cinco veces. La gente se pone muy contenta cuando lo ve", dijo a Efe el primer secretario del PCC en el Segundo Frente, Roger Pérez, que coincide en que este es el "pueblo cubano que más ve" al líder del PCC, que traspasó la Presidencia a su pupilo Miguel Díaz-Canel en abril pasado.

Fue en esta localidad donde el más joven de los Castro comenzó su vida como dirigente y se enamoró de la que luego sería su esposa, la guerrillera Vilma Espín, quien falleció en 2007 y está enterrada en un mausoleo construido a pocos metros del antiguo puesto de mando.

En ese mismo lugar hay un segundo nicho en el que puede leerse el nombre de "Raúl", lo que hace más de una década despejó la incógnita sobre la última morada del general.

La gran piedra donde reposará Raúl Castro es muy similar a la que sirve de tumba a su hermano, el fallecido Fidel Castro (1926-2016), en el cementerio de Santa Ifigenia en Santiago de Cuba, aunque a diferencia de este, el menor de los Castro escogió un ambiente más íntimo y apartado.

Guardado por decenas de palmas reales y rodeado de montañas, el conjunto funerario sirve de cementerio a más de 200 integrantes del Segundo Frente "Frank País" del Ejército Rebelde y también al bailaor español Antonio Gades, gran simpatizante de la Revolución de a isla y quien en sus últimas voluntades pidió ser enterrado en ese lugar.

"Además de los recorridos oficiales, él (Castro) viene aquí en visitas privadas, a conversar con Vilma, sin nadie alrededor", contó una de las cuidadoras del enclave, que ha visto "varias veces" a un dirigente poco dado a las apariciones publicas y muy reservado con su vida familiar.

Precisamente fue el recuerdo de la que fuera su esposa por más de 40 años el que hizo que Castro, en un gesto poco acostumbrado, se emocionara hasta las lágrimas en una sesión reciente del Parlamento, en la que su hija, la sexóloga Mariela Castro, recordó la labor de su madre por los derechos de la mujer en Cuba.

La historia de amor de Raúl y Vilma también se recuerda en el Segundo Frente, que atesora intacta la pequeña casa que sirvió de vivienda a los jóvenes guerrilleros.

Junto a ella también se mantiene la austera oficina de Raúl Castro, amueblada con una mesa, una silla y un retrato de Frank País, mártir santiaguero de la Revolución.

Entre las muestras más curiosas del museo se encuentran una nota dedicada por Vilma a Raúl, una larga trenza, pinzas para hacer rulos y una rosa seca.

Desde las paredes de la vivienda, un jovial y desenfadado Raúl Castro abraza a su novia y comparte con compañeros, en imágenes borrosas poco conocidas y conservadas con celo en el pueblo, que recibe al visitante con el mensaje de ser una "tierra que honra a sus héroes".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint