Politica

El Congreso de Brasil aprueba los presupuestos con la menor inversión desde 2004

Sao Paulo, 19 dic (EFE).- El Congreso de Brasil aprobó hoy los presupuestos para 2019, los cuales prevén un déficit fiscal de 139.000 millones de reales (unos 35.641 millones de dólares), equivalentes al 1,9 % del PIB, y unas inversiones en el menor nivel desde 2004.

El texto, aprobado en una sesión conjunta por la Cámara de los Diputados y el Senado, será el primero del mandatario electo de Brasil, Jair Bolsonaro, quien asumirá la presidencia del país suramericano el próximo 1 de enero, cuando sustituirá en el cargo a Michel Temer.

Los legisladores destacaron hoy las dificultades que el Gobierno de Bolsonaro enfrentará el próximo año para trabajar con unos presupuestos escuetos.

"Para tapar el rumbo, el (nuevo) Gobierno tiene pocas opciones, como implementar concesiones, realizar privatizaciones y limitar los gastos sin aumento de impuestos", afirmó el diputado Claudio Cajado, vicelíder del Gobierno en el Congreso, de acuerdo con la Agencia de la Cámara de los Diputados.

El mayor gasto del presupuesto será el del sistema de pensiones y jubilaciones, el cual el presidente electo pretende reformar durante su mandato, siempre y cuando cuente con el apoyo del Congreso.

Por otra parte, el documento aprobado este miércoles prevé un aumento del 5,45 % del sueldo mínimo, el cual pasará de los 954 reales (unos 244,6 dólares) hasta los 1.006 reales (alrededor de 257,9 dólares), un valor que sirve de referencia para otros gastos.

El presupuesto también contempla una fuerte reducción en la inversión pública, que suma 155.800 millones de reales (alrededor de 39.948 millones de dólares).

De ese valor, 119.600 millones de reales (30.665 millones de dólares) corresponden al presupuesto de las empresas estatales, mientras que en los demás órganos públicos se invertirán 36.200 millones de reales (unos 9.282 millones de dólares), lo que supone el nivel más bajo desde 2004, de acuerdo con la Agencia de la Cámara de los Diputados.

El diputado del izquierdista Partido de los Trabajadores, Afonso Florence, atribuyó la reducción de la inversión a una propuesta impulsada por el presidente Michel Temer que mantiene en mínimos el gasto público durante los próximos 20 años.

A nivel macroeconómico, el presupuesto prevé un crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) del 2,5 % el próximo año, un porcentaje más optimista que el que prevén los expertos del mercado financiero.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin