Politica

Temer sanciona cuatro leyes que refuerzan la atención a la mujer en Brasil

Brasilia, 19 dic (EFE).- El mandatario brasileño, Michel Temer, quien el próximo 1 de enero le entregará el cargo al ultraderechista Jair Bolsonaro, sancionó hoy cuatro leyes que refuerzan la atención y la estructura legal en favor de la mujer.

Las leyes promulgadas se refieren a la protección de la intimidad en internet u otros medios y a asuntos de salud vinculados al cáncer de mama, garantizan la prisión domiciliaria para aquellas mujeres embarazadas que hayan cometido delitos no violentos y establecen penas mucho más severas para los casos de feminicidio.

"Esto es fruto del Congreso nacional", que "ha sido socio" del Gobierno, declaró en la ceremonia el mandatario, quien asumió el poder a mediados de 2016, tras la destitución de la entonces jefa de Estado, Dilma Rousseff, por irregularidades fiscales.

La nueva legislación contra el feminicidio contempla un aumento de las penas en los casos en que la víctima haya sido menor de 14 años o mayor de 60, y también si el crimen fue cometido en presencia de menores y en especial de algún hijo.

Otra ley establece la gratuidad de las cirugías que se realicen en la red de atención pública para la reconstrucción de mamas en casos de cáncer y una tercera refuerza el amparo a la intimidad de la mujer, con penas de hasta un año de prisión por la difusión no autorizada de fotografías que tengan algún tipo de tenor sexual.

La cuarta ley sancionada hoy prevé que mujeres embarazadas o que tengan hijos con algún tipo de deficiencia física pasen a un régimen de prisión domiciliaria, siempre que hayan sido condenadas por algún delito considerado no violento y que no sean reincidentes.

Temer sancionó esas leyes después de la última reunión con los miembros de su gabinete, en la que volvió a lamentar no haber podido avanzar en una reforma del régimen de jubilaciones, que se considera indispensable para garantizar un sistema virtualmente en quiebra.

También volvió a comentar en broma que lo único que extrañará una vez que deje el poder serán las manifestaciones que, sobre todo en los primeros meses después de la destitución de Rousseff, gritaban "Fuera Temer" en las calles de todo el país.

"Cuando decían "Fuera Temer" era porque aún estaba adentro, pero ahora estaré realmente fuera", declaró el gobernante, de 78 años y quien ha anunciado que dejará la política a partir del momento en que asuma Bolsonaro, quien es objeto de críticas por declaraciones consideradas machistas, racistas u homofóbicas.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin