Politica

Progresistas defienden en Brasil una red internacional de combate al fascismo

Sao Paulo, 10 dic (EFE).- Políticos de diferentes partidos de izquierda coincidieron hoy en Brasil en que la "única" manera de "frenar el avance de la extrema derecha" y la "ola neofascista" en el mundo es a través de una red global de "resistencia", en el marco de un encuentro que clama por la libertad del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

En la Conferencia Internacional en Defensa de la Democracia, celebrada en Sao Paulo, el eurodiputado por el Partido Comunista de Portugal, Joao Pimenta, afirmó que, en medio a un "escenario global de gran inestabilidad", el avance de la extrema derecha y del fascismo ya no es "una cuestión local, sino internacional".

"En el contexto de la crisis estructural del capitalismo, el mundo cambia muy rápido y en condiciones muy complejas", declaró Pimenta, quien considera que la ascensión de la ultraderecha es "evidente" en Estados Unidos, "notable" en Europa y "muy visible" en América Latina.

El eurodiputado subrayó además que el fascismo "no es una fatalidad", sino "un peligro real que se debe combatir con energía".

En la misma línea, el excanciller y diputado por Argentina en el Parlasur, Jorge Taiana, defendió que es necesario desarrollar "la solidaridad regional e internacional" para exponer "de manera sistemática" los casos de violaciones de los derechos humanos.

Según consideró Taiana, la comunidad internacional todavía "no está convencida" de que algunos Gobiernos recién electos en Latinoamérica, como el brasileño Jair Bolsonaro, son "de extrema derecha", ya que, para muchos, representan tan solo "el fin del populismo" a través de una "derecha moderna y democrática".

El argentino dijo no obstante que "sin una democracia participativa", con una "mayor presencia" de trabajadores, movimientos sociales y diferentes fuerzas políticas, "se hace muy difícil alcanzar cambios" significativos.

En el marco del 70 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el representante del partido izquierdista griego Syriza, Nektarios Bougdanis, denunció que hay "políticos y líderes de derechas" que "amenazan Europa con su nacionalismo" e incluso con "una nueva guerra", ochenta años después de la Segunda Guerra Mundial.

Bougdanis destacó la ascensión de "representantes de partidos conservadores" en Francia, Alemania, Inglaterra y Hungría, países en los que, según el político, las ideas nacionalistas son reforzadas por la "xenofobia" a raíz de los flujos de migración de refugiados oriundos de África y Asia.

En línea con los demás ponentes, el griego defendió la expansión de las redes internacionales de fuerzas progresistas para "hacer resistencia al fascismo y al neoliberalismo".

"Para que la gente tenga poder, nosotros necesitamos unidad y solidaridad", recalcó.

Finalmente, Maria do Rosario, exministra de Derechos Humanos del Gobierno de Dilma Rousseff, destituida en 2016, expresó que "la democracia no existe sin los derechos humanos" y que los derechos fundamentales "ya no están en vigor" en Brasil.

"La democracia limitada es uno de los elementos que nos hace retroceder y alimenta sectores reaccionarios", enfatizó Rosario, quien denunció a Bolsonaro hace unos años después de que el entonces diputado dijera públicamente que no la "violaría porque no se lo merecía".

Entre hoy y mañana, una docena de representantes políticos se reunirán en la capital paulista para discutir y reflexionar sobre el "complejo escenario" global y la nueva configuración mundial tras la crisis de 2008, según declaró el presidente de la Fundación Perseu Abramo, Marcio Pochmann, uno de los organizadores de la cita.

El evento se enmarca en una jornada internacional a favor de la libertad de Lula, quien se encuentra encarcelado desde hace ocho meses por un delito de corrupción y lavado de dinero.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin