Politica

Antigua y Granada votan contra el Tribunal de Justicia del Caribe

San Juan, 7 nov (EFE).- Los primeros ministros de Antigua y Barbuda, Gaston Browne y James Mitchell, respectivamente expresaron hoy su decepción por fracasar en motivar a sus electores a votar el martes en un referéndum que decidía si el Tribunal de Justicia del Caribe (CCJ), en Trinidad, se instalaba como la corte principal de sus respectivos países.

De acuerdo con el resultado de las votaciones -celebradas ayer- ofrecidas por la Comisión Electoral de Antigua y Barbuda (ABEC, en inglés), de los 17.743 votos que contabilizaron, 9.234 votaron que no querían el CCJ, mientras que 8.509 apoyaron el si por el tribunal caribeño.

Los habitantes de Granada, por su parte, participaron ayer de un referéndum, el segundo en igual número de años, con el propósito de rechazar esfuerzos para reemplazar el "Consejo Privy" británico, máxima corte para ellos, por el CCJ.

En esta elección, según informó la Oficina Electoral Parlamentaria, 12.133 electores votaron que no querían que fuera sustituido y 9.846 defendieron el CCJ.

El propósito de los gobiernos de Grenada y Antigua y Barbuda es unirse a Barbados, Belice, Dominica y Guyana como los únicos países miembros del Caricom que han logrado instaurar al CCJ como su corte principal.

Tras declararse hoy "defraudado" con el resultado, Browne dijo que los resultados demuestran que "realmente nadie ha ganado" a la vez que dijo que pese a ser "decepcionante" los datos no habían sido un "sorpresa".

Por su parte, Mitchell dijo estar "decepcionado, pero a la misma vez, acepto los resultados", quien tras votar el martes se había mostrado confiado en que iba a recibir al menos dos terceras partes de la mayoría para propuesta judicial.

"Mi conciencia está bien clara en que hice lo mejor: en que el CCJ debe ser el tribunal que se debe encargar de nuestro sistema judicial en la región, y no tengo duda de que la historia me lo validará", agregó.

Mitchell dijo además que durante el proceso electivo, la oposición se involucró en una "propaganda barata", tratando de confundir a los electores.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin