Politica

Unidad opositora pide cese de represión en Nicaragua y garantías a las presas

Managua, 30 oct (EFE).- La opositora Unidad Nacional Azul y Blanco exigió hoy al Estado de Nicaragua el cese de la represión y ofrecer garantías a las "presas políticas" en el marco de la crisis sociopolítica que atraviesa el país, que ha dejado cientos de muertos desde abril pasado.

Además, expresó su preocupación por la denuncia realizada por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) sobre una obstaculización de su trabajo de parte del Estado y la nula facilitación de las autoridades judiciales y policiales para evaluar el estado de las víctimas y sus familiares.

"Exigimos al Estado de Nicaragua el cese a la represión y que le permita a los expertos poder realizar su trabajo que consiste en la investigación de los hechos de violencia entre el 18 de abril hasta el 30 de mayo de este año", abogó esa alianza opositora en una declaración pública leída por Brenda Gutiérrez.

Observó que la investigación al GIEI surgió de un acuerdo del diálogo nacional, que se encuentra suspendido desde julio pasado y que fue firmado por el Gobierno de Nicaragua.

El GIEI se estableció en Nicaragua el 2 de julio tras un acuerdo de la Organización de Estados Americanos (OEA), la CIDH y el Gobierno de Managua para investigar las víctimas en las protestas que comenzaron en abril, que han dejado entre 325 y 528 muertos, según organizaciones humanitarias, mientras que el Ejecutivo reconoce 199.

El trabajo del GIEI pretende abarcar del 18 de abril al 30 de mayo, cuando organismos humanitarios calculaban que habían perdido la vida 300 personas, aunque ese Grupo sólo investiga a 127.

En su comunicado, la Unidad Nacional Azul y Blanco reafirmó que su lucha es cívica y pacífica "y no pararemos".

Asimismo, condenó "la cobarde y brutal represión de la que fueron víctimas 16 presas políticas el pasado viernes 26 de octubre, como represalias por las denuncias hechas por ellas".

"Esto deja en evidencia el trato inhumano del régimen Ortega Murillo que se vale de su poder ilegítimo para reprimir, golpeando a nuestras presas políticas por haber enviado diferentes comunicaciones a la opinión pública", denunció.

Sostuvo que "producto de este vil ataque Brenda Muñoz, que padece de cáncer de páncreas en estado terminal, pasó varias horas desmayada" y "otras compañeras están siendo sujeto de interrogatorios adicionales bajo el ambiente de intimidación y maltrato que sufren dentro de las cárceles criminales del régimen".

"Con esto deja a la vista las graves violaciones de derechos humanos por parte de las autoridades del Sistema Penitenciario", señaló esa Unidad, que exigió, además, "la inmediata presentación de todas las presas políticas y la atención médica calificada que nos permita conocer el estado de salud de todas".

La oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) y la CIDH han responsabilizado al Gobierno de "más de 300 muertos", así como de ejecuciones extrajudiciales, torturas, obstrucción a la atención médica, detenciones arbitrarias, secuestros y violencia sexual, entre otras violaciones a los Derechos Humanos.

El presidente Daniel Ortega ha negado las acusaciones y ha asegurado que se trata de un intento de "golpe de Estado" contra él.

Las manifestaciones contra Ortega comenzaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario, después de 11 años en el poder.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin