Politica

Quebec celebra mañana elecciones que pueden romper el bipartidismo

Toronto (Canadá), 30 sep (EFE).- Quebec celebra mañana elecciones con el partido de centro-derecha Coalition Avenir du Québec (CAQ) a la cabeza, lo que puede romper el bipartidismo tradicional de la provincia canadiense.

La última encuesta publicada ayer coloca a CAQ, liderado por Francois Legault, con el 32 % de intención de voto mientras que el gobernante Partido Liberal de Quebec (PLQ), del primer ministro quebequés Philippe Couillard, tiene el 30 %.

Por detrás, a considerable distancia, se sitúan los dos partidos soberanistas. El Partido Quebequés (PQ) obtendría el 19 % de los votos y el izquierdista Quebec Solidaire (QS) un 17 %.

De confirmarse mañana en las urnas estos números, será la primera vez que CAQ, un partido fundado en 2011 por Legault, un exministro del PQ, se hace con el poder en la provincia francófona canadiense.

Los analistas señalan que CAQ tiene más del 50 % de posibilidades de ganar las elecciones, a pesar de que técnicamente está empatado con el PLQ en las encuestas, porque el partido de Legault duplica su apoyo entre los votantes francófonos, que son la mayoría en los 125 distritos electorales de la provincia.

Entre los francófonos, CAQ tiene un 37 % de apoyo, frente al 17 % del PLQ, el 24 % del BQ y el 20 % de QS.

Entre los anglófonos, los liberales dominan con un 71 %, seguidos por CAQ con el 14 %, QS con el 7 % y PQ con el 4 %.

Las proyecciones de escaños colocan a CAQ con 67 de los 125 diputados del parlamento provincial, la Asamblea Nacional de Quebec, lo que les garantizaría una cómoda mayoría.

La victoria del CAQ supondría el fin del bipartidismo que ha dominado la sociedad quebequesa desde hace décadas por la alternancia en el poder entre el federalista PLQ y el soberanista PQ.

Estas elecciones también parecen que van a cimentar la división en el campo soberanista gracias al fuerte ascenso de QS, que en las elecciones de 2014 sólo atrajo el 7,6 % de los votantes, lo que le otorgó tres diputados en la Asamblea Nacional de Quebec.

El desplome del apoyo al PQ coincide con el paso a un segundo plano de la cuestión de la independencia de Quebec y un nuevo referendo soberanista.

Sintiendo el cansancio del electorado con la cuestión, ni el PQ ni siquiera el QS, un partido radicalmente partidario de la secesión, han centrado sus campañas en la opción independentista.

El gran tema de la presente campaña electoral ha sido la controvertida propuesta de CAQ de reducir el número de inmigrantes que llega a la provincia y la bajada de los impuestos.

La ascensión de CAQ, que en las pasadas elecciones obtuvo el 23 % de los votos y 22 escaños, a la derecha del PQ, y de QS por la izquierda, amenaza el futuro del partido que ha convocado los dos referéndum independentistas de la provincia y acarició la independencia en el último de 1995.

Con el 20 % de la intención de voto, el PQ, liderado por Jean-Francois Lisée, está en peligro de no obtener grupo parlamentario en la Asamblea Nacional de Quebec, un estatus que exige 12 diputados o el 20 % de los votos.

Un descalabro para el partido que ha dominado la política quebequesa en los últimos 30 años y que en 1995 consiguió que el 49,42 % de los votantes apoyase su intención de hacer Quebec un país soberano.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin