Politica

Ministro espera que Embraer aguarde a las elecciones para anunciar su unión con Boeing

Río de Janeiro, 1 ago (EFE).- El ministro de Defensa de Brasil, general Joaquim Silva e Luna, dijo hoy que espera que el fabricante de aviones Embraer aguarde hasta después de los comicios presidenciales de octubre para formalizar su fusión con Boeing, para evitar que el debate electoral pueda amenazar el negocio.

"Imaginamos que las personas que están tratando de este asunto tendrán la sensibilidad para presentar el acuerdo ante el Gobierno después de pasado ese período (electoral)", aseguró el general, en declaraciones que concedió a periodistas tras participar este miércoles en Brasilia de la ceremonia de firma del Programa Estratégico de Sistemas Espaciales.

El ministro afirmó que su cartera espera que el acuerdo final sólo sea presentado a consideración del Gobierno en noviembre, una vez concluidas las elecciones de octubre próximo y cuando se conozca al presidente que asumirá en enero de 2019.

Algunos de los candidatos, especialmente los de izquierda, ya se han pronunciado contra la posible fusión de ambas empresas y contra la posibilidad de que el gigante estadounidense pase a controlar una empresa estratégica para Brasil.

"Si nos traen eso (el acuerdo) ahora, creemos que (las elecciones) pueden trabar o dificultar las negociaciones", dijo.

Boeing y Embraer anunciaron en julio pasado la creación de una tercera compañía en el segmento de aviación comercial, valorada en 4.750 millones de dólares y que estará controlada por el gigante estadounidense.

Según un memorando divulgado por los dos fabricantes aeronáuticos, Boeing asumirá la fabricación de aviones comerciales de la aeronáutica brasileña, que hoy es el tercer mayor fabricante de aviones del mundo y líder en el segmento de aeronaves para vuelos regionales.

Boeing será titular del 80 % del capital de la compañía, por el que deberá pagar 3.800 millones de dólares a la fabricante brasileña, mientras que Embraer poseerá el 20 % restante.

Pero el acuerdo final aún tendrá que ser sometido a consideración del Gobierno brasileño, que se reservó el derecho a una "acción de oro" y el poder de vetar cualquier negocio cuando privatizó Embraer en la década de 1990.

Pese a que representantes del Gobierno, del Ministerio de Defensa, de la Fuerza Aérea y del banco estatal de fomento al desarrollo (un importante accionista de Embraer) participaron informalmente en las negociaciones, hasta ahora no ha sido informado oficialmente del acuerdo.

"No es la hora de que el Gobierno brasileño se manifieste aún sobre el asunto", afirmó Silva e Luna, quien aclaró que el Gobierno tendrá un plazo de 30 días para decir si aprueba o no la negociación.

El ministro admitió que, por lo que se conoce hasta ahora, el negocio "no compromete los proyectos de defensa del país" debido a que se limita a la fabricación de aviones civiles y no militares.

"Además de la asociación de riesgo compartido para fabricar aviones comerciales en la que Boeing tendrá 80 %, está previsto la creación de otra empresa, totalmente brasileña, para el desarrollo de proyectos de defensa que interesan a las Fuerzas Armadas con total control del Gobierno de Brasil", dijo el general.

Embraer es considerada estratégica para las Fuerzas Armadas de Brasil por ser su socia en proyectos como el de la construcción de un carguero militar y el de desarrollo y lanzamiento de satélites.

"Los proyectos de defensa nacional en los que Embraer tiene participación tienen que ser preservados con dominio 100 % de Brasil", dijo.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint