Politica

AI pide al Gobierno de Ortega poner fin a la a "insensata matanza" en Nicaragua

Managua, 18 jul (EFE).- Amnistía Internacional (AI) exigió hoy al Gobierno del presidente nicaragüense, Daniel Ortega, "poner fin a la represión tras tres meses de insensata matanza" en el marco de la crisis sociopolítica que atraviesa este país, y que dejado más de 350 muertos desde el pasado 18 de abril.

"Tres meses después del comienzo de la represión del Estado en Nicaragua, han muerto alrededor de 300 personas, la inmensa mayoría a manos de la policía o de grupos parapoliciales", denunció la directora para las Américas de AI, Erika Guevara, en una declaración escrita enviada a Efe.

"El presidente Ortega ha demostrado una y otra vez que no se detendrá ante nada para aplastar a todas las personas que se atrevan a oponerse a su Gobierno y a las desafortunadas que se interpongan en el camino, incluidos menores de edad, estudiantes, madres de víctimas y miembros del clero", continuó.

Guevara observó que en los últimos días "se han intensificado la escala y la coordinación de los ataques generalizados contra la población civil, y se ha enviado a atacantes con armas letales a ciudades como Masaya, que se han convertido en símbolo de la resistencia al despiadado régimen del presidente Ortega".

El Gobierno de Nicaragua tomó el pasado martes el control de Masaya (sureste) a través de la denominada "Operación Limpieza", que consiste en una ofensiva ejecutada por las llamadas "fuerzas combinadas", integrada por policías, antimotines, parapoliciales y paramilitares, junto a trabajadores del Estado, para remover bloqueos de caminos y barricadas.

"Las autoridades nicaragüenses deben refrenar inmediatamente a las fuerzas de seguridad del Estado y disolver los grupos parapoliciales que actúan claramente con su apoyo", abogó la directora para las Américas de AI.

El pasado 9 de julio AI denunció la actuación conjunta de agentes con grupos parapoliciales para atacar a la población nicaragüense en una represión que ha llegado a niveles deplorables.

"Los grupos parapoliciales andan a sus anchas fuertemente armados, acompañados por cuerpos policiales, cometiendo ataques de forma conjunta en contra de la población civil", criticó entonces Guevara.

Nicaragua atraviesa la crisis sociopolítica más sangrienta desde la década de 1980, con Ortega también como presidente y que ha dejado más de 350 muertos, según organismos humanitarios.

Las protestas contra el Gobierno comenzaron el 18 de abril por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin