Politica

La Cámara de Río debate un pedido de juicio político para destituir a su alcalde

Río de Janeiro, 12 jul (EFE).- La Cámara Municipal de Río de Janeiro comenzó hoy a debatir el pedido para la apertura de juicio político con vista a la destitución del alcalde de la ciudad, Marcelo Crivella, por supuestamente conceder privilegios a los evangélicos durante una reunión, según fuentes oficiales.

La Cámara Municipal de Río volvió hoy de su receso y celebró una sesión extraordinaria para discutir si acepta o no a trámite el llamado proceso de "impeachment" contra Crivella, exobispo evangélico de la Iglesia Universal del Reino de Dios.

Mientras los concejales discuten la solicitud, manifestantes se agruparon a las puertas del concejo de la ciudad, unos para protestar en contra de las acciones del alcalde y reclamar su destitución y otros, sus seguidores, para defenderlo.

Paralelamente, y por el mismo motivo, la Fiscalía de Río abrió la noche del miércoles un proceso judicial contra Crivella en el que se le acusa de quebrantar el artículo 19 de la Constitución brasileña que garantiza la libertad religiosa, por utilizar su cargo para conceder supuestos beneficios a miembros de iglesias evangélicas.

En su escrito, la Fiscalía acusa al alcalde carioca de utilizar el espacio público de la ciudad y de sobrepasar "los límites de lo razonable, usando su estructura para propagar su credo, y con ello, aumentar su capital electoral", haciendo alusión a la reunión secreta que mantuvo con líderes religiosos evangélicos el pasado 4 de julio.

En este encuentro, que contó con la presencia de pastores y líderes evangélicos, además de dos precandidatos de su partido (Partido Republicano Brasileño), Crivella ofreció a los miembros de la comunidad religiosa beneficios del sistema público de salud tales como facilidades para acceder a cirugías de cataratas, varices o vasectomía.

"Tenemos que aprovechar que Dios nos dio la oportunidad de estar en la Alcaldía para que esos procesos avancen", afirmó Crivella durante la reunión.

Además de por este encuentro, la Fiscalía, que investiga al edil desde 2017, señaló también el episodio que se conoció como "Censo religioso en la Guardia Municipal", por el que funcionarios de la corporación supuestamente fueron orientados a rellenar un cuestionario que incluía preguntas sobre su orientación religiosa.

En su auto, la Fiscalía pide al alcalde que deje de usar al organismo público en defensa de intereses personales o de su grupo religioso, así como que no mantenga ninguna relación de alianza o dependencia con ninguna entidad religiosa.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint