Politica

Rosario Murillo asegura que la paz y el bien van avanzando en Nicaragua

Managua, 29 jun (EFE).- La vicepresidenta del Gobierno, Rosario Murillo, aseguró hoy que la paz y el bien están avanzando en Nicaragua, que sufre desde hace más de dos meses la crisis más sangrienta desde 1980, que ha segado la vida de 285 personas, incluido 20 menores de edad, según organismos humanitarios.

"La paz y el bien van avanzando en nuestra Nicaragua", afirmó la también primera dama en un mensaje a través de medios oficiales.

En su alocución, la dignataria leyó una nota que le envió "una compañera sobre las fuerzas del bien, y cómo se levantan cuando hay fuerzas del mal".

"Dice: los humanos se quejan del mal, deseamos el bien. Parece que estamos mucho más convencidos de que el mal tiene poder y el bien no", apuntó.

"La experiencia nos enseña, argumentamos, que el que crea desorden y destrucción, el que destruye los seres, parece conseguirlo más fácil y más rápidamente que el que quiere ser útil y remediar, mejorar una situación", continuó.

A juicio de Murillo, esa lucha entre el bien y el mal hace caer a uno en la tentación de decir: "¿Para qué seguir haciendo esfuerzos?".

"Pero hay algo que no nos preguntamos: ¿Cuánto tiempo durarán los 'éxitos' que el mal parece aportar? ¿Durante cuánto tiempo van a estar aparentemente triunfando las fuerzas del mal?, porque hay que saber algo, en el instante en que el mal se pone en marcha las fuerzas del bien no quedan inactivas", agregó.

Observó que cuando se levantan las fuerzas del mal, "también se levantan las fuerzas del bien para restablecer el orden y la justicia".

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y organismos humanitarios nicaragüenses han responsabilizado al Gobierno de Daniel Ortega de graves violaciones a los derechos humanos en el marco de la actual crisis.

Las violaciones incluyen "asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, malos tratos, posibles actos de tortura y detenciones arbitrarias cometidos en contra de la población mayoritariamente joven del país", según la CIDH, lo que fue rechazado por el Gobierno de Nicaragua.

Las protestas contra el Gobierno comenzaron por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del mandatario, tras once años consecutivos en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin