elEconomista.es
Últimas noticias
25.080,50
-0,81%
1,1282
-0,12%
47,77
+7,28%
1.211,96
+0,15%

El plan contra el déficit fiscal le trae a Alvarado su primera huelga en Costa Rica

- 0:03 - 24/06/2018

    San José, 23 jun (EFE).- El plan presentado por el presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, para luchar contra el déficit fiscal le tiene a las puertas de enfrentar la primera huelga durante su mandato, convocada por sectores sindicales que consideran que la más afectada será la clase trabajadora.

    La Asociación Nacional de Empleados Públicos (ANEP), el principal sindicato del país, convocó a una huelga de un día para el próximo lunes con el objetivo de mostrar su rechazo a la reforma tributaria que impulsa el Ejecutivo, así como contra un plan de contención del gasto presentado por Alvarado.

    El mandatario, quien comenzó su Gobierno el pasado 8 de mayo, ha pedido a los sindicatos presentar propuestas para ser analizadas en una mesa de diálogo en la que este viernes no se alcanzó un acuerdo para evitar la huelga, que se veía venir ante el descontento de los gremios.

    La reforma tributaria y el plan de austeridad han sido aplaudido por organismos internacionales como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), y hasta han recibido cierto apoyo de los sectores empresariales del país.

    Sin embargo, los sindicatos han mostrado su rechazo y afirman que las medidas empobrecerán a la clase trabajadora y no atacan a los evasores de impuestos, que según los gremios son los grandes responsables del déficit fiscal.

    Los gremios también señalan los intereses sobre la deuda como principal disparador del gasto público.

    "Es este el principal disparador del gasto público: el pago de los intereses de la deuda. No lo es y nunca lo ha sido el pago de los salarios del sector público, pese a la más infamante campaña de odio contra el empleo público jamás vista en los últimos gobiernos y que el actual se ha encargado de atizar", afirma el pronunciamiento de la ANEP en el que convoca a la huelga.

    El Gobierno afirma que el movimiento de huelga no se justifica y que la mesa de diálogo se mantiene activa, incluso con una reunión convocada para el próximo 29 de junio para analizar el asunto fiscal del país.

    "Este movimiento hará daño a los costarricenses, especialmente a los usuarios de los servicios públicos, a los trabajadores, al país. Los invitamos a que replanteen la iniciativa de ir a una huelga que no se justifica. Los invitamos a resolver los problemas en la mesa con diálogo y no en las calles", declaró el viernes el ministro de la Presidencia, Rodolfo Piza, tras la reunión con los sindicatos.

    La Asamblea Legislativa de Costa Rica estudia desde hace más de dos años el proyecto de Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, que consiste en una reforma tributaria que introduce cambios en el impuesto sobre la renta, la renta de capital, la renta global y reducción de incentivos salariales en el sector público.

    Pero la mayor polémica es la transformación del impuesto de ventas del 13 % en uno de valor agregado de la misma tasa, pero que gravará los servicios y ampliará la base de productos.

    El déficit fiscal de 2017 cerró en el 6,2 % del PIB y para 2018 se proyecta en el 7,1 % si no se da la reforma tributaria.

    El plan de contención del gasto que lleva adelante el Gobierno de Alvarado incluye reducciones en pluses salariales, el congelamiento o bajada de los salarios de los altos funcionarios, y lo que más ha molestado a los sindicatos: aumentos salariales nominales.

    Otro plan anunciado por Alvarado es uno para luchar contra la evasión y el contrabando, que incluye intensificar los cobros judiciales y el fortalecimiento de los mecanismos de control y fiscalización de las personas físicas y jurídicas.

    El sector empresarial ha criticado el llamado a huelga, pues afirman que entorpecerá el libre tránsito de miles de personas, afectará la economía y la prestación de servicios básicos.

    El próximo lunes será la primera prueba para la relación entre Alvarado y los sindicatos.

    El mandatario considera importante esta relación, pues como segundo vicepresidente cuenta con el exsindicalista Marvin Rodríguez, quien junto al ministro de la Presidencia y el de Trabajo, Steven Núñez, conducen la mesa de diálogo con los representantes de los trabajadores.

    Otras noticias
    Contenido patrocinado

    Flash de noticias América


    Síguenos en twitter
    Síguenos en Facebook

    Más leidas

    eAm
    Colombia
    Mexico
    Chile
    Argentina
    Peru
    Colombia sorprendida por protesta de Ecuador sobre la identificación de cuerpos
    Trump atiza debate y afirma que sin él millones vendrían ilegalmente a EE.UU.