Politica

La sociedad civil y política arropa a las Abuelas de Plaza de Mayo en su candidatura al Nobel de la Paz

Buenos Aires, 24 may (EFE).- Numerosas figuras del escenario político y de la sociedad civil de Argentina arroparon hoy a las Abuelas de Plaza de Mayo en la presentación oficial de su candidatura al Premio Nobel de la Paz de 2018, un reconocimiento que afirman que prolongará su lucha incansable por los derechos humanos.

"No va a haber una democracia perfecta mientras exista un desaparecido que no se sabe dónde está o un nieto que no sabe quién es", aseveró en el acto Estela de Carlotto, titular de esta organización dedicada a la búsqueda de descendientes de personas desaparecidas durante la última dictadura militar (1976-1983).

Hace más de cuatro décadas que, junto a las Madres de Plaza de Mayo, las octogenarias activistas, reconocidas hoy a nivel mundial, comenzaron a congregarse en la plaza que les da el nombre para reclamar al entonces Gobierno de facto que rindiera cuentas sobre los desaparecidos que dejaba el régimen.

Ellas cifran en 30.000 los opositores desaparecidos por el terrorismo de Estado y en alrededor de 500 los bebés que fueron robados a esos detenidos y entregados a familias ajenas.

No obstante, De Carlotto aseguró que ese pedido, junto a la actividad de su asociación para encontrar a los descendientes perdidos, siempre se hizo "en paz" y que "nunca", ni sus integrantes "ni ninguno de los nietos ha demostrado odio, rencor o venganza", sino "todo lo contrario".

"Nuestra casa fue un lugar abierto y sigue siendo un lugar abierto. Venga quien venga será bien recibido, esperamos ver cómo podemos integrarlo para seguir luchando y sumar uno más", recalcó De Carlotto ante los diputados, miembros sindicales, otros organismos de derechos humanos o simplemente admiradores presentes.

En esta línea, resaltó que, en su momento, no fueron más que "mujeres argentinas" a las que les tocó "cambiar la historia", con el riesgo de que las llamaran "locas" o las desacreditaran precisamente por ser mujeres.

"Las que estamos acá sumamos más de 400 años, tenemos las piernas flojas por los años pero el cerebro fresco para seguir buscando a los que faltan", aseguró la activista entre risas.

Con esta nominación, oficializada por el diputado del bloque kirchnerista de Frente para la Victoria-Partido Justicialista (FPV-PJ) Daniel Filmus, ya es la sexta vez que la labor de las Abuelas y su denuncia encarada a la dictadura y a la violación de los derechos humanos opta al galardón.

Así, la asociación se suma a las 329 postulaciones para este premio que ha recibido este año el Comité Noruego del Nobel, al haber sido propuestas por un representante político del país.

En la Cámara de Diputados, donde tuvo lugar el evento, se sucedieron las alabanzas a los 40 años de activismo de las Abuelas y de las Madres de Plaza de Mayo, de las que alguna representante también estuvo presente, como Taty Almeida.

La diputada Victoria Donda, del movimiento Libres del Sur, admiró que este fenómeno hubiese conseguido reunir a distintos "bloques políticos" y alabó que, "gracias a las Abuelas", en Argentina, "nuevas generaciones pueden nacer con la verdad".

"Argentina tiene personalidades de las que todos estamos orgullosos (...) pero no hay nadie por encima de las abuelas", dijo Daniel Lipotveski, diputado del oficialista Propuesta Republicana (PRO), quien aseguró que estas transmitieron "lo mejor con la recuperación de los hijos, que es la recuperación de la dignidad".

También uno de los nietos recuperados por De Carlotto y sus compañeras, Horacio Pietragalla, actual diputado por Unidad Ciudadana, resaltó que con la obtención del Nobel se lograría internacionalizar en mayor medida el objetivo que comparten tanto las Abuelas como las Madres.

"El premio Nobel sabemos que a veces se lo dan a sujetos despreciables y la verdad que creo que nosotros tenemos un premio teniendo a las Abuelas; son imprescindibles nuestras viejas", les agradeció Pietragalla por haberle desvelado su identidad.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin