Politica

Alto Comisionado de Acnur busca que Centroamérica sea ejemplo de refugiados

Guatemala, 22 ago (EFE).- El comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), Filippo Grandi, comenzó hoy en Ciudad de Guatemala una gira oficial por Centroamérica con el objetivo de dar seguimiento al programa regional para la protección de los refugiados y que este sea un ejemplo.

Después de una reunión privada con el presidente guatemalteco, Jimmy Morales, Grandi compareció ante la prensa acompañado del Ministro guatemalteco de Relaciones Exteriores, Carlos Raúl Morales, y ahí explicó el propósito de su visita a Guatemala, México, El Salvador, Honduras y Costa Rica, una región en la que, reconoció, la situación de los refugiados, es "grave".

Según relató, están expuestas a "riesgos", como la trata de personas o la violencia sexual, motivo por el que espera que el Marco Integral Regional para la Protección y Soluciones (MIRPS), un conjunto de compromisos de los Estados para brindar respuestas integrales al desplazamiento forzado, sea un éxito.

Este proyecto será presentado ante la Asamblea General de Naciones Unidas en 2018 y se le dará seguimiento con una reunión de los presidentes de la región el próximo mes de octubre en San Pedro Sula, Honduras, sabiendo que cada nación es diferente y que, por ejemplo, Guatemala es un país "tanto de refugio como de tránsito".

El alto comisionado de Acnur, que recorrerá en automóvil la ruta de los migrantes desde el departamento norteño de Petén hacia la frontera con México, dijo que el propósito es asegurar también que las personas deportadas tengan una reintegración adecuada y garantizar protección a aquellos que lo necesiten.

Grandi visita por primera vez el norte de Centroamérica desde que asumió el cargo en enero de 2016 para obtener un panorama general de las tendencias de desplazamiento en la región, evaluando las necesidades humanitarias y la protección de las personas solicitantes de asilo, refugiadas, desplazadas internas, deportadas y en tránsito.

Preguntado por la situación que viven unas 500 personas en el norte del país, después de que fueran desalojadas por el Estado en la comunidad Laguna Larga y emigrarán hacia méxico, Grandi dijo que los dos países están buscando la mejor solución, con respeto hacia las personas, aunque admitió que la situación es "complicada".

Por su parte, el canciller guatemalteco destacó la "gran alianza" que ha tenido su país con Acnur desde la época de la guerra civil, que finalizó en 1996 con la firma de unos acuerdos de paz que pusieron fin a un conflicto de 36 años, y avanzó que se "exploran nuevas formas de trabajo conjunto en área migratoria".

Morales, que recordó que la mayoría de los guatemaltecos migrantes lo hacen por cuestiones económicas y sólo "un pequeño porcentaje" por motivos de seguridad, se mostró confiado en poder alcanzar nuevos acuerdos.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin