Politica

La Eurocámara pide rechazar al embajador de Estados Unidos ante la Unión Europa

  • Solo los euroescépticos apoyan la designación de Ted Malloch
El Presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani (izquierda), conversa con el presidente del grupo popular europeo, Manfred Weber. Foto: Reuters

Los 'populares' y socialistas en la Eurocámara han reclamado que la UE rechace a Ted Malloch como embajador de Estados Unidos ante la Unión Europea si finalmente le confirma la Administración de Donald Trump para el cargo, después de que haya ironizado que ayudará a destruir la Unión.

El presidente del grupo popular europeo, el alemán Manfred Weber, ha asegurado que su grupo no puede "dar la bienvenida a un embajador de Estados Unidos que quiere ver el fin de la Unión Europea".

"No se puede acreditar a esta persona. No podemos trabajar con alguien así", ha dicho el eurodiputado alemán, respaldando así la petición de los socialistas, durante el debate de urgencia convocado en el pleno de la Eurocámara para discutir el polémico decreto ejecutivo de Trump que veta la entrada de los ciudadanos de siete países de mayoría musulmana, algo que han censurado todos los grupos, salvo los euroescépticos de Nigel Farage y el grupo de Marine Le Pen.

El eurodiputado alemán del grupo de los Socialistas y Demócratas europeos (S&D), Jo Lienen, ha reclamado antes de que empezara el debate que la UE no acredite al embajador estadounidense "designado" dada su "hostilidad" hacia la UE y que se considere a Ted Malloch "persona non grata" en Bruselas.

Aunque la UE no requiere plácet para los embajadores, sí existe un proceso por el que los Estados miembros cuentan con un plazo de 30 días para rechazar una candidatura, a partir del momento en que esta se comunica al Servicio Europeo de Acción Exterior. El presidente del S&D, el italiano Gianni Pittella, ha respaldado a Lienen y ha dicho que "si este embajador es nombrado no será bienvenido" y ha criticado que ya "antes" de ser nombrado haya ironizado de que viene a Bruselas "para destruir a la UE".

Pero el líder socialista ha ido más allá y ha considerado que "sería bueno" si los Gobiernos europeos llaman "a sus embajadores para consultas" desde Washington en señal de protesta por "lo que está ocurriendo", en alusión al veto a los países musulmanes, al tiempo que ha reclamado que Trump no sea "invitado" a Europa "hasta que esta cuestión se haya resuelto". "Las puertas de Europa deben permanecer cerradas", ha insistido.

El eurodiputado del UKIP y ex líder del partido anti UE Nigel Farage, del grupo de la Europa de la Libertad y la Democracia Directa, ha ironizado que "vetar" a Malloch en la UE "sería algo raro" teniendo en cuenta que ni siquiera ha sido nombrado para el cargo y ha defendido las políticas de Trump, al que ha pedido invitar "aquí, a este Parlamento Europeo", apostando por "un diálogo abierto" con "el hombre más poderoso del mundo". "Está haciendo aquello para lo que se le votó", ha defendido, tras criticar que "la naturaleza verdadera" del proyecto europeo es "genuinamente antiamericana".

En todo caso, ha defendido que el veto de Trump a los ciudadanos de mayoría musulmana busca "proteger" a Estados Unidos frente al terrorismo islamista y ha criticado que Europa en cambio "da la bienvenida a esta gente en sus casas", en alusión a los refugiados. Además, ha dejado claro que los siete países fueron "identificados por el presidente Obama por plantear una amenaza para Estados Unidos" y los puso bajo "vigilancia extrema".

La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, ha celebrado la "clarificación" de la Administración de Trump de que los ciudadanos europeos con doble nacionalidad "no serán afectados por el veto". "Pero esto no cambia nuestra evaluación general de la orden ejecutiva", ha avisado Mogherini, que ha alertado de que "este tipo de medida tiene el potencial de aumentar las tensiones y la desconfianza entre poblaciones y países".

"Seamos claros, la Unión Europea no rechazará a nadie que tenga el derecho a la protección internacional. No sería moral, o justo ni legal. Y no estaría en nuestro interés porque este tipo de medida tiene el potencial de aumentar las tensiones y la desconfianza entre poblaciones y países". La jefa de la diplomacia europea ha evitado en todo caso pronunciarse sobre el posible polémico nombramiento de Malloch como el próximo embajador estadounidense de la UE, que no sólo defiendo el Brexit sino que ha apostado abiertamente por el derrumbe del proyecto europeo.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin