Politica

La derecha recupera terreno en Latinoamérica mientras proliferan los candidatos 'anti-establishment'

  • Los gobiernos socialistas pierden fuelle
  • Los parlamentos, más divididos que nunca
Foto: Getty

América Latina encara un año trascendente en materia electoral. Los comicios presidenciales en Ecuador, Honduras y Chile, pueden suponer un nuevo impulso para los partidos de centroderecha, que ya experimentaron un fuerte crecimiento durante 2016.

Según un informe publicado por la consultora Llorente & Cuenca, este año que comienza "dibujará un nuevo mapa electoral para la región es su conjunto". Según la organización, la nueva dinámica política en la que está inmersa la región estará marcada por el surgimiento de candidatos 'anti-establishment', el aumento de poder de las fuerzas conservadoras y las victorias electorales ajustadas.

Auge de la derecha

"La época de predominio de gobiernos de izquierdas", afirma Llorente & Cuenca, "ha llegado su fin". El informe admite de que no se puede hablar de "un giro a la derecha homogéneo en toda la región", pero pone como ejemplos del cambio ideológico que se está produciendo en América Latina la victoria de Macri en Argentina o el varapalo sufrido por las fuerzas de centroizquierda en Chile, Brasil y México en los citas electorales acontecidas en 2016. De las nueve elecciones o consultas que han tenido lugar en la región desde finales de 2015, la centroderecha ha ganado en ocho. La polémica reelección de Daniel Ortega en Nicaragua es la única excepción.

De cara a 2017, en Ecuador las fuerzas opositoras tienen más opciones que nunca para acabar con una década de hegemonía del izquierdista Rafael Correa. Por otra parte, en Honduras, la reelección del conservador Juan Orlando Hernández supondría un hecho histórico en el país, ya que la Constitución no permite que un presidente pueda optar a un segundo mandato. El oficialismo se ampara en la inaplicabilidad del artículo 239 de la Constitución para asegurar cuatro años más de presidencia para Orlando. Por último, la coalición Vamos Chile, liderada por el derechista Sebastián Piñera, parte como favorita para ganar los comicios presidenciales chilenos, aunque la izquierda oficialista está recortando hueco en las encuestas.

Candidatos 'anti-establishment'

Al igual que ocurre en Estados Unidos con la llegada de Trump, una parte del electorado latinoamericano se muestra receptiva hacia le mensaje de figuras que proceden de fuera de la política. Estos líderes, afirma el informe, "poseen un lenguaje claro y directo" crítico con los partidos políticos tradicionales. La victoria de Jimmy Morales en Guatemala es un claro ejemplo de ello. Morales utilizó su inexperiencia política y su carrera de actor de televisión como bandera electoral.

En Chile, el desencanto de la población por las infructuosas reformas del Gobierno de Bachelet también ha abierto las puertas a esta nueva clase de líderes políticos. El senador independiente Alejandro Guiller se ha convertido en uno de los favoritos para conseguir el triunfo en los comicios presidenciales de este año utilizando un mensaje contrario a la política tradicional. El último sondeo publicado por Cadem refleja que Guiller ya cuenta con el apoyo del 22% de la población, solo por detrás del candidato de Renovación Nacional, Sebastián Piñera, que logra el respaldo del 23% de los chilenos.

Gobiernos divididos

Llorente & Cuenca considera que América Latina necesita "profundas reformas estructurales para salir del actual bajo crecimiento". No obstante, el informe avisa de que este momento de estancamiento económico ha coincidido con un fraccionamiento del voto, dando lugar a gobiernos que carecen de mayorías parlamentarias. La consecuencia son frecuentes parálisis legislativas al no alcanzarse acuerdos entre el partido presidencial y la oposición.

En Argentina, la convivencia entre Macri y los sectores peronistas "se antoja cada vez más compleja" señala el informe. En la vecina Brasil, la expresidenta Dilma Rousseff también tuvo que enfrentarse hasta su destitución con un parlamento altamente dividido. El peruano Pedro Pablo Kuczynski mantiene "un difícil equilibrio con el fujimorismmo", continúa. Escenarios similares se dan en Guatemala, en El Salvador, en Panamá y en México, donde Peña Nieto ha tenido que apoyarse en la oposición para sacar reformas de gran calado como la energética o la de telecomunicaciones.

Por tanto, 2017 será un año esencial para saber si las tendencias que se han ido asentando en los últimos años siguen haciéndose más evidentes. Los comicios en Ecuador, Honduras y Chile, serán el aperitivo que ayudará a perfilar un 2018 que se augura aún más decisivo, con elecciones presidenciales en las dos principales economías de la región: México y Brasil.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin