Politica

Obama encara sus últimos días como presidente haciendo balance a ocho años

  • El adiós del presidente que tendió la mano a Cuba está cada vez más cerca
Obama emocianado en su discurso de despedida Foto: EFE

Se trata del fin de una época, la del mandato del primer presidente negro de Estados Unidos, un país que parece no poder acabar con la lacra del racismo. La presidencia de Obama ha sido uno de los hecho más relevantes de este recién empezado siglo XXI y sin duda marcará un antes y un después en el país.

Desde su llegada a la Casa Blanca, Barack Obama se mostró como una persona cercana, acompañado siempre por una oratoria sencilla pero atractiva. Durante la campaña de 2008, muy diferente a la última que hemos vivido, Obama fue ambicioso y no le tembló el pulso al prometer que se acometerían grandes proyectos como el cierre de Guantánamo, la reforma del sistema sanitario o el fin de la guerra en Irak y Afganistán, teniendo dispar éxito en estas empresas. Todo esto le valió para que le fuera concedido a los pocos meses de estrenar el Despacho Oval el Premio Nobel de la Paz, uno de los más polémicos de los últimos años. El Comité Noruego del Nobel afirmó que el premió se le concedía por "sus extraordinarios esfuerzos para fortalecer la diplomacia internacional y la cooperación entre los pueblos", aunque recientemente Obama llegó a afirmar que "no sabía por qué le habían concedido el Nobel". Muchos otros también se lo preguntan ya que 8 años despúes la prisión de Guantánamo sigue abierta y pese a la retirada de tropas, el conflicto en Afganistán aún no ha acabado.

Otro de los retos que tuvo el demócrata fue luchar contra la crisis económica que vivía todo el mundo en esos momentos, y de la que aún parece no se ha salido completamente. Obama prometió actuar con "rapidez y valentía" para reactivar la economía del país que en 2009 se contrajo un 2,8% y que este año creció más de 2,6%. De hecho, solo el primer año de su mandato fue el único ejercicio que se cerró en números rojos durante la presidencia de Obama. La lucha contra el desempleo también ha sido uno de los grandes objetivos de la administración Obama, ya que a su llegada la cifra de paro se situaba en el 8%. 8 años depués, se sitúa en torno al 5%, lo que se traduce en la creación de más de 11 millones de puestos de trabajo.

La reforma sanitaria y el acercamiento a Cuba, referentes de su legado

La reforma del sistema sanitario, un empeño personal del presidente, ha sido uno de los grandes hitos de su mandato. Su intento de universalizar la sanidad del país, donde la cantidad de enfermos atendidos por el sistema público representa un porcentaje mucho menor respecto a otros países. De hecho, el sector sanitario privado de Estados Unidos es uno de los más poderosos del mundo, moviendo grandísimas cantidades de dinero, y donde solo los seguros permiten a la mayoría de ciudadanos acceder a la sanidad. Sin embargo, el fin del Obamacare es solo cuestión de tiempo debido a la llegada de Donald Trump, quien afirmó en varias ocasiones que derogaría la reforma de su predecesor. De ser así, podría suponer dejar a muchos ciudadanos estadounidenses sin cobertura sanitaria.

Pero sin duda alguna, si por algo se recordará a Obama es por ser el presidente que hizo posible el acercamiento a Cuba. El mundo entero vivió con espectación el fin de este último resquicio de la Guerra Fría. El uno de enero de julio de 2015, Whasinton y La Habana anunciaron que retomarían relaciones diplomáticas y la apertura de sus embajadas. Este acercamiento se materializó con la histórica visita de Obama, acompañado con toda su familia a Cuba, en marzo de 2016, siendo el primer presidente estadounidense en pisar suelo cubano en 88 años. Al igual que con el Obamacare, la llegada de Trump pone en duda la continuidad del acercamiento con la isla.

Hasta pronto, Michelle

La primera dama ha estado a la altura de las circuntancias en todo momento, mostrándose como una mujer fuerte y con carisma, y teniendo un papel político muy activo durante todo el mandato de su marido. Su cercanía, inteligencia y elegancia ha motivado que muchos la vean como una posible candidata a la presidencia de Estados Unidos en el futuro. Michelle ha dejado huella en muchos ciudadanos y el listón muy alto como primera dama a su sucesora, Melania Trump.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum2

Usuario validado en elEconomista.es
DOC1
A Favor
En Contra

Bye bye y hasta otro ratito, mr que se ha rascado las pelotillas durante 8 años cobrando lo que no esta escrito.

No es broma, pero cualquier persona normal con motivacion seguro que hubiera sido mas activa y movido un monton de temas que realmente son importantes en USA.

Que vaya bien la jubilacion mr O...(ya se me ha olvidado) :D

Puntuación 1
#1
el real
A Favor
En Contra

Y al cubano lo dejó sin la ley para poder refugiarse en USA. Ahora los pobres balseros ya no podrán irse aún a riesgo de sus vidas. El año pasado entraron miles.

Puntuación 0
#2