Politica

La ONU no es neutral frente a la opresión israelí, afirma un líder palestino en Chile

Santiago de Chile, 14 abr (EFE).- La Organización de las Naciones Unidas no es un ente neutral en la lucha contra la opresión al pueblo palestino, denunció hoy en Santiago el coordinador general del Comité Nacional del Movimiento BDS (Boicot, Desinversión, Sanción), Mahmoud Nawajaa.

En el marco de la semana anual contra el apartheid israelí, el líder palestino señaló en declaraciones a Efe que "la ONU, el Consejo de Seguridad y la Unión Europea son parte de una complicidad global, que no hace frente al régimen israelí y no coopera para proteger los derechos humanos de miles de palestinos".

De visita en Chile, Nawajaa dictó una conferencia en la sede del Congreso Nacional en Santiago, para promover el movimiento palestino que busca boicotear a Israel, a través del debilitamiento económico con ayuda de la comunidad internacional.

"El objetivo del BDS es lograr que todas las personas apoyen la causa palestina, terminar con las inversiones y aplicar sanciones a Israel y también a las compañías que están haciendo negocios con ellos", declaró el activista.

Según Nawajaa, esta iniciativa no persigue un fin político, sino que busca el cumplimiento de la normativa internacional sobre derechos humanos, a través de una lucha efectiva en contra de la economía israelí.

"Aún no hemos llegado a las sanciones, tenemos el boicot y hemos logrado avanzar en la desinversión, pero Israel no cumple con el derecho internacional, y eso es avalado por la complicidad global", aseguró.

En la reunión en la que participaron además la portavoz nacional de BDS Sudáfrica, Kwara Kekaha, el diputado Patricio Vallespín, los embajadores de los países árabes y Palestina y los miembros de la comunidad Palestina en Chile, Nawajaa realizó un llamado a condenar "las más de 50 leyes que nos discriminan en Israel, donde no se nos permite acceder a ningún servicio público, como salud o educación".

"En este momento, Israel no sólo exporta armas que asesinan niños en Gaza, sino también el pensamiento del apartheid. Nosotros exigimos nuestros derechos, nuestra autodeterminación y la división del territorio en dos Estados", enfatizó.

En su discurso, Nawajaa alabó el éxito de esta campaña y aseguró que Israel está perdiendo unos 10.000 millones de dólares anuales en inversiones, que su venta de armamentos ha disminuido en un 50 % alrededor del mundo y que los fondos de inversión judíos han caído en un 46 %.

Actualmente, el pueblo palestino está sufriendo, como parte de la política de opresión del régimen israelí, el aislamiento, la confiscación de sus tierras, la construcción de asentamientos ilegales, una "limpieza étnica", el "robo" de sus recursos naturales, entre otras formas de discriminación y violación a los derechos humanos, denunció Nawajaa.

"Israel lo que quiere es el colapso de la comunidad palestina, es necesario acabar ahora con la ocupación ilegal. Existe una complicidad a nivel gubernamental, por eso buscamos un movimiento popular, que apunte a la conciencia de los ciudadanos del mundo", sentenció el coordinador.

Hace algunos días, el movimiento BDS obtuvo su más reciente victoria en Brasil: el estado de Bahía puso fin a un acuerdo comercial con la empresa pública israelí Mekorot, la cual se niega a construir cañerías para suministrar agua potable a 160.000 palestinos de 45 aldeas.

"Esto nos da esperanza en la determinación del pueblo brasileño en hacer que los gobiernos, empresas, universidades y otras entidades del país pidan terminar sus vínculos de complicidad con el apartheid israelí y es lo que esperamos suceda también en Chile", dijo Nawajaa.

En 2013, la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo calculó que de los 10 millones de palestinos que hay en el mundo, la mitad vivía fuera de los territorios palestinos y casi un tercio se encontraba en campamentos de refugiados.

En Chile, país que en enero de 2011 reconoció a Palestina como un Estado "libre, independiente y soberano", se encuentra la mayor comunidad palestina fuera del mundo árabe, con unos 300.000 miembros.

El BDS es una organización de la sociedad civil palestina, que incluye a más de 170 organizaciones sindicales, para hacer presión a Israel por medios no violentos y que hasta hoy ha logrado que artistas como Roger Waters y Carlos Santana cancelen conciertos en dicho país.

Por otro lado, la Universidad de París pidió en 2002 a la Unión Europea no renovar el Acuerdo de Asociación entre Israel y distintas universidades francesas, mientras que en 2013, Stephen Hawking canceló su participación en una conferencia académica israelí, entre otros ejemplos.

"El régimen opresor está en pánico, porque somos una amenaza, pero el éxito sólo llegará con las sanciones. Sólo eso nos falta", concluyó Nawajaa.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin