Politica

Expresidente dominicano critica corrupción y mentiras en la política

Nueva York, 2 abr (EFEUSA).- El expresidente dominicano Hipólito Mejía, que intenta volver a dirigir a su país, criticó hoy la corrupción y la mentira en la políticas, "una constante para engañar a los demás, que no puede seguir", durante un encuentro con líderes religiosos en Nueva York.

Mejía, que busca la nominación a la candidatura presidencial del nuevo Partido Revolucionario Moderno, lo que se decidirá en una convención el próximo 26 de abril en la República Dominicana, afirmó que la ética y la moral deben ir tomadas de la mano.

El exmandatario, que busca por tercera ocasión la candidatura a la presidencia, luego de haber dirigido el país del 2000 al 2004, habló hoy ante la Organización de Ministros Hispanos en el condado de El Bronx, donde aseguró ser un "fiel creyente" y reiteró su oposición a los matrimonios entre personas del mismo sexo y al celibato.

"Me critican por ser transparente y no voy a cambiar absolutamente nada. El que quiera votar por mi que vote y el que no quiera, que no lo haga. Respeto la libertad pero no cambio", sostuvo el precandidato presidencial obteniendo un fuerte aplauso y vítores de los religiosos, en un lugar al que ha comparecido repetidas veces.

Mejía, que fue expulsado en 2013 junto a otros militantes del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) que le llevó a la presidencia en el 2000, acusado de fomentar el divisionismo y desacatar resoluciones, entre otros cargos, se enfrenta a Luis Abinader por la candidatura presidencial.

El político reiteró además hoy sus críticas al sistema judicial de su país, al que acusó de ser un "estercolero", por no procesar a funcionarios y otros militantes vinculados al Partido de la Liberación Dominicana actualmente en el poder y acusados de corrupción.

Según el expresidente, la justicia en su país "no existe", destacando que ha habido varias decisiones de los tribunales "en que se han violentado todas las normas judiciales y no se ha castigado a nadie".

Entre los más recientes casos figura la decisión el pasado 27 de marzo de un tribunal que decidió no llevar a juicio al senador Félix Bautista y otras seis personas, acusadas de corrupción y lavado de activos en contra del Estado.

Ese mismo día, se falló a favor de Félix Rodríguez, alcalde de San Francisco de Macorís, que había sido acusado de desfalco, decisiones que han causado disgusto en la población.

"No se puede permitir que se sigan vulnerando las leyes del país", afirmó Mejía, que como parte de su campaña ha sostenido varias reuniones en Nueva York.

El sábado continuará la agenda en Nueva Jersey y el lunes en la ciudad de Miami, antes de regresar a su país.

Igualmente, aseguró que de haber sido presidente en este momento hubiera enviado a la cárcel a "todos" los funcionarios del Banco Peravia, de capital venezolano, que fue intervenido por las autoridades por fraude.

Se solicitó a la Interpol el arresto contra algunos funcionarios que abandonaron el país.

Mejia sostuvo además que aspira volver a la presidencia en las elecciones de 2016 para poner su experiencia al servicio de su país.

En 2004 lo intentó y perdió la presidencia ante Leonel Fernández con el Partido de la Liberación Dominicana, el mismo que llevó al poder, en los pasados comicios, a Danilo Medina.

"Hay que abrir las puertas a la juventud pero hay una experiencia que uno quisiera poner al servicio de su gente. La última", dijo al recordar que ya tiene 74 años.

También dijo estar orgulloso por la comunidad dominicana en Nueva York, el grupo más numeroso fuera de su país, por lo que han logrado y agregó que la República Dominicana debe aprovechar la capacidad y experiencia que tienen que ofrecer los hijos y nietos de los emigrantes.

El presidente de la Organización de Ministros Hispanos, senador estatal Rubén Díaz, dijo que el encuentro con Mejía no significa un apoyo al aspirante presidencial.

Previo a recibir a Mejía, la organización dio su apoyo a la lucha por la excarcelación del prisionero puertorriqueño Oscar López, que ha cumplido tres décadas en prisión y está enfermo.

López, uno de los líderes de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN) de Chicago, fue sentenciado en 1981 a 55 años en una prisión federal por conspiración sediciosa y otros cargos relacionados con su lucha por la independencia de Puerto Rico.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin