Politica

Un obispo boliviano denuncia que el gasto electoral es un "insulto a los pobres"

La Paz, 28 jul (EFE).- El arzobispo de la región boliviana de Santa Cruz, Sergio Gualberti, denunció este domingo que el gasto previsto para las campañas políticas en las elecciones generales del próximo octubre es un "insulto a los pobres" del país.

Gualberti se refirió al asunto al reflexionar sobre el contenido del Padrenuestro en su homilía durante la misa dominical en la Basílica Menor de San Lorenzo, en Santa Cruz.

El prelado dijo que el pedido de pan en la oración no se refiere solo a la palabra de Dios, sino también al "pan cotidiano, símbolo de los bienes necesarios para una subsistencia digna y sobria".

"Es el pan nuestro a compartir, que en esta campaña electoral, cuestiona tantos gastos excesivos y dispendiosos, un insulto a los pobres de nuestro país", sostuvo.

Gualberti también afirmó que ese "pan nuestro de cada día" es fruto "del trabajo honesto, no de la injusticia, del robo ni de la corrupción" y que no se puede acumular de una forma egoísta.

"Es el pan nuestro que urge a todos, pero en especial a las autoridades, primeras responsables del bien común, porque, por encima de cualquier otro interés o de cualquier otra medida, prioricen políticas sociales en favor de los más indigentes", dijo.

Los bolivianos concurrirán a las urnas el próximo 20 de octubre para elegir a su presidente, vicepresidente y legisladores para el periodo 2020-2025.

La ley de Organizaciones Políticas vigente desde 2018 establece una financiación mixta, pública y privada, para las organizaciones políticas para garantizar el voto informado y condiciones igualitarias en la competencia electoral, según el órgano electoral.

Ese organismo dispone de un presupuesto equivalente a unos 5 millones de dólares para contratar espacios para la difusión de propaganda de los partidos que participarán en las elecciones generales.

Del monto total, el 60 por ciento se distribuirá de manera equitativa entre todos los partidos y el restante 40 por ciento en función de la votación que obtuvieron en las últimas elecciones.

Al margen de esta financiación, los partidos han anunciado diversos montos para sus respectivas campañas, como la alianza Comunidad Ciudadana, del expresidente Carlos Mesa, con unos 7 millones de dólares, o Bolivia Dice No, del senador opositor Oscar Ortiz, con 1,5 millones, según la prensa local.

El partido del presidente boliviano, Evo Morales, el Movimiento al Socialismo (MAS), anunció un presupuesto equivalente a unos 287.300 dólares, aunque los opositores le acusan de usar también los recursos del Estado para hacer campaña.

Las críticas apuntan a los actos oficiales a los que asiste Morales a diario, que son transmitidos en vivo por los medios estatales, con constantes manifestaciones de respaldo a su candidatura y un predominio de las banderas del partido gobernante.

Morales aspira a un cuarto mandato consecutivo hasta 2025, frente a otras ocho candidaturas opositoras.

Su postulación es considerada ilegal por la oposición y movimientos ciudadanos, por incumplir el límite constitucional de dos mandatos consecutivos y el resultado del referendo de 2016.

Sin embargo, fue avalada por el órgano electoral en 2018 con base en un fallo del Tribunal Constitucional de 2017 que reconoció el derecho a la elección indefinida.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint