Otros deportes

Aremi Fuentes, la pesista que sacó su casta mexicana con entrenamiento mental

Barranquilla (Colombia), 24 jul (EFE).- "No más platas y bronces, ¡quiero cambiar de color!", fue la consigna de la halterista mexicana Aremi Fuentes para visualizar la cima más alta en los Juegos de Barranquilla luego de agotarse de subir al segundo y tercer cajón del podio.

Ese fue su desafío para dar un vuelco en su preparación hacia el oro en estas justas: el poder de su mente, que se sumó a su preparación física.

En Barranquilla todo cambió. Y con la técnica asegurada y una importante fortaleza física, la pesista marcó su destino para dar el salto de calidad.

"No más platas y bronces, quiero cambiar de color", volvió a repetir para sus adentros antes de medirse en la categoría 75kg con la colombiana Leidy Solís, medallista olímpica y campeona mundial.

Un oro para México, contra todos los pronósticos, sumó en arranque, tras una impecable ejecución y sentir el respaldo enérgico de sus compañeros desde la gradería, quienes tuvieron fe en ella durante toda la prueba.

"Estaba planificado batirme hasta el final por la medalla de oro. Ese fue el objetivo, a eso vine. Lo ejecuté y por eso se dio", contó a Efe Fuentes, que rompió en el Coliseo de la Universidad del Atlético un hechizo al levantar 114 kilogramos para establecer récord centroamericano y así encadenar un logro más.

La halterista tenía una cuenta pendiente en las justas tras quedarse en Veracruz 2014 con el bronce, al no tener opción en esa ocasión frente a Solís y a la venezolana Dayana Chirino.

"La colombiana es una rival muy fuerte y tiene más experiencia. Me ganó hace cuatro años, pero acá la batalla fue muy fuerte y la pude ganar", enunció Fuentes, medallista olímpica juvenil en Singapur 2010.

Para la deportista, de 25 años, el secreto de su resultado va ligado a la preparación que realiza, pues está convencida de que las competencias se ganan en el entrenamiento.

"El trabajo psicológico fue fundamental. Eso me dio la confianza. Trabajo con Rolando Crespo, que está en Guatemala. Él también es mi entrenador. Nos hemos enfocado bien, además los pesistas mexicanos estamos muy unidos. Eso también ha sido clave", sostuvo la nueva campeona.

Cuando subió a la plataforma y se ubicó frente a la pesa en su primera salida, Fuentes echó mano de frases convertidas en mantras: "Yo también puedo. Tengo dos manos y dos pies igual que todas".

Ahora, con el "plus" de ganarle el oro a un referente de la disciplina, que incluso ostenta un bronce olímpico en Pekín 2008, la mexicana siente que es capaz de ir por más. "Puedo ir a las batallas, enfrentarme a cualquiera y sacar mi casta, todo lo mexicano que tengo".

De Barranquilla partió con la convicción de seguir muy cerca de las preseas doradas, mientras avanzan hacia su objetivo: Tokio 2020.

Con más amor por las pesas, disciplina que nunca dejará "así haya discriminación" y digan "que es para niños", Fuentes se preparará el doble para estar en noviembre en el Campeonato Mundial de Halterofilia de Turkmenistán, su meta a corto plazo.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint