Otros deportes

El brasileño Di Grassi entra líder del campeonato eléctrico en Buenos Aires

Buenos Aires, 9 ene (EFE).- El brasileño Lucas Di Grassi (Audi Sport ABT), ganador de la primera carrera de la historia de la Fórmula E, disputada en septiembre en Pekín, entra líder del nuevo campeonato de coches con motor eléctrico en Buenos Aires, donde este sábado se disputará la cuarta prueba del certamen.

Di Grassi se aprovechó del espectacular accidente que el francés Nicolas Prost (e.dams Renault) provocó al chocar con el alemán Nick Heidfeld (Venturi) cuando ambos pugnaban por el triunfo en la prueba inaugural disputada en el anillo olímpico de la capital china, donde el brasileño capturó un liderato que retuvo en las siguientes dos carreras.

El piloto paulista lidera con 58 puntos, dieciocho más que los otros dos ganadores, el suizo Sebastien Buemi (e.dams Renault), que se impuso en la última prueba, disputada en diciembre, en Punta del Este (Uruguay), y el inglés Sam Bird (Virgin), vencedor en Putrajaya (Malasia), un mes antes.

El ex piloto de F1 barcelonés Jaime Alguersuari (Virgin), que viene de acabar quinto en Uruguay -y cuyo objetivo, según indicó a Efe es "ganar el campeonato"- y el gerundense Oriol Serviá (Dragon) representan a España en un certamen en el que los coches son idénticos, un modelo Spark-Renault SRT-01E con cinco marchas que alcanza 225 kilómetros a la hora y pasa de cero a 100 kilómetros por hora en tres segundos.

Alguersuari es noveno, con 14 puntos, los mismos que Serviá, en un campeonato que puntúa igual que la Fórmula Uno: los tres primeros suman 25, 18 y 15 puntos; doce, diez y ocho son para el cuarto, el quinto y el sexto; seis y cuatro puntos para las plazas séptima y octava; dos para la novena y uno para la décima. La vuelta rápida añade tres unidades y la 'pole', dos. Al final de la temporada, de las nueve carreras se descarta el peor resultado.

Se corre siempre en pistas en el centro de las ciudades, en las que, al ser monoplazas totalmente eléctricos -con baterías de litio-, los competidores cambian de coche a mitad de carrera.

Destacan, entre otros provenientes de la F1, el italiano Jarno Trulli -excompañero del español Fernando Alonso en Renault, que ahora dirige el equipo que lleva su nombre- y el último 'incorporado', el francés Jean-Eric Vergne (Andretti), cuyo asiento en Toro Rosso lo ocupará este año el español Carlos Sainz, hijo.

La pista urbana de Buenos Aires se diseñó en Puerto Madero, histórico puerto de entrada que, tras la remodelación efectuada en el cambio de milenios, es una de sus zonas más modernas. Mide algo menos de dos kilómetros y medio, con doce giros que mezclan curvas de alta velocidad, 'chicanes' y horquillas.

Sobre la misma este sábado se medirán, en una carrera prevista a 33 vueltas, veinte coches de diez equipos, entre ellos el de una mujer, la italiana Michela Cerruti, compañera de equipo de Trulli, en coches cuya potencia máxima es de 200 kilovatios (270 caballos).

Antes, disputarán las madrugadoras pruebas libres, previas a la calificación que ordenará la parrilla, en la que, en grupos de cinco, se rueda durante diez minutos.

Aparte del avance tecnológico, la Fórmula E se presenta como defensora de las ideas de lo sostenible, motivo por el cuál toda la acción discurre durante la misma jornada, y la interactividad: los tres pilotos más votados por los aficionados dispondrán de energía extra dos veces durante la carrera, lo que les beneficiará a la hora de intentar adelantamientos en la ancha pista argentina.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin