Todos

Colombia espera la "solicitud formal" para acreditar a representante de los DDHH de la ONU

  • Se expidió una acreditación provisional vigente hasta el 31 de diciembre de 2018.

La Cancillería colombiana dijo que todavía no ha recibido "la solicitud formal de beneplácito" para acreditar de forma permanente al italiano Alberto Brunori como nuevo representante del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Colombia, en reemplazo de Todd Howland.

Así lo expresó la cartera de Relaciones Exteriores en respuesta a Brunori quien manifestó en una entrevista con el diario El Espectador: "Con una acreditación temporal no puedo dirigir la oficina de DD.HH. de la ONU" en el país.

"Teniendo en cuenta que hasta la fecha no ha sido recibida la solicitud de beneplácito para acreditar al señor Alberto Brunori como Representante del ACNUDH y Director de su Oficina en Colombia, se expidió una acreditación provisional vigente hasta el 31 de diciembre de 2018", explicó la Cancillería en un comunicado de cinco puntos.

El comunicado recuerda que "desde que se anunció el retiro" de Todd Howland, al concluir una misión de seis años en Colombia, "se mantuvo una fluida comunicación con la Oficina del Alto Comisionado para los DDHH en Ginebra sobre los candidatos para ocupar dicha posición en nuestro país".

El documento detalla que en marzo de este año "la Misión Permanente de Colombia en Ginebra informó a la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, que se tomó nota de la designación para un período de transición del señor Brunori, período al cabo del cual se esperaba la solicitud formal de beneplácito".

Recuerda que la Misión Permanente de Colombia ante la ONU y otros organismos internacionales con sede en Ginebra recibieron una comunicación de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Colombia en la que se informó que Brunori era designado para "las actividades propias en un período de transición con el señor Todd Howland".

En la entrevista con El Espectador, Brunori dijo que su cargo no es interino sino que el Alto Comisionado lo envió como representante pero que, sin embargo, "por algún problema que desconocemos, primero me llega una acreditación hasta el 31 de agosto y después hasta el 31 de diciembre. Una acreditación que no tiene precedentes en Colombia para este cargo".

"No tengo condiciones para trabajar", añadió.

Terciando en la discusión apareció el expresidente colombiano Ernesto Samper quien aseguró en Twitter que "se confirmó" que la Cancillería colombiana tiene bloqueada la gestión de la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Colombia al no entregarle a Brunori "el permiso permanente de trabajo".

Samper, ex secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), agregó en otro mensaje que "el afán persecutorio" de la canciller colombiana, María Ángel Holguín, contra "aquellos funcionarios internacionales que no se someten a sus caprichos le está haciendo mucho daño a la política internacional de paz" del presidente Juan Manuel Santos.

En su opinión, la "mala decisión se suma a la falta total de interés de la Cancillería en los planes de ayuda y cooperación internacional, como podrán comprobarlo embajadores y representantes de organismos multilaterales acreditados en Colombia".

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin