Mercados

Un teleférico o un tranvía, todo vale para solucionar el tránsito en Asunción

Asunción, 16 mar (EFE).- Un teleférico o la recuperación del ferrocarril tras 20 años, con una línea de tranvía, son las últimas alternativas propuestas en Paraguay para solucionar la congestión del tráfico en el área metropolitana de Asunción, después del fracaso del proyecto estrella del anterior Gobierno, el Metrobús.

Resulta evidente la necesidad de buscar una alternativa al actual sistema de transporte urbano e interurbano de Asunción, basado en un sistema de autobuses, operados por empresas privadas que ofrecen frecuencias reducidas y recorridos poco eficientes.

Además, divide a los pasajeros en dos clases, en función de su poderío económico, ya que los colectivos más anticuados tienen un precio menor que los colectivos más modernos que cuentan con aire acondicionado.

Para poner solución a ello, esta semana, el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) de Paraguay anunció que ya ha recibido propuestas de varios consorcios de empresas internacionales para la construcción de una línea de tranvía de cercanías, de 44 kilómetros, que unirá la capital con la localidad de Ypacaraí.

El proyecto, que fue aprobado por la Cámara Baja en mayo de 2018, y que supondrá una inversión de unos 380 millones de dólares, recuperará el ferrocarril en un país cuya actividad se frenó hace dos décadas, y utilizará, de hecho, el trazado de una antigua línea férrea de mediados del siglo XIX.

El MOPC pretende licitar las obras de los primeros 15 kilómetros, hasta Luque (Gran Asunción), en el plazo de un mes, y comenzar los trabajos a finales de 2019, con objeto de que entre en "operaciones comerciales" en 24 o 36 meses a partir del inicio de las obras, según señaló el miércoles el presidente de la compañía estatal de trenes (Fepasa), Roberto Salinas.

En ese primer tramo, el Ministerio estima gastar cerca de 200 millones de dólares, con los que espera reducir el trayecto entre el centro de Asunción y el centro de Luque a 30 minutos, mucho menos de lo que se necesita actualmente para recorrer esa corta distancia en vehículo privado, debido a los atascos que se producen en hora punta.

En la capital paraguaya ingresan cada día unos 566.000 vehículos que circulan a una velocidad media de 15 kilómetros por hora, según estimaciones oficiales de 2018, y una de las avenidas más congestionadas es España, una de las que conectan el centro con el área de Luque.

La permisiva normativa del país suramericano para la importación de vehículos usados, a precios bajos, junto con un crecimiento económico sostenido permitieron que entre 2011 y 2018 el número de vehículos matriculados se duplicara y con ello los problemas de tránsito en las áreas urbanas.

El mismo día en que se anunció el comienzo de los trámites para la construcción del tranvía, el viceministro de Transporte, Pedro Britos, afirmó que el Gobierno estudia la posibilidad de construir varias líneas de teleférico entre Asunción y sus ciudades satélite.

Para ello, responsables de la empresa encargada de su posible construcción, la austríaca Doppelmayr, ya han comenzado a reunirse con miembros de autoridades locales, entre ellas el canciller paraguayo, Luis Alberto Castiglioni, con objeto de avanzar en la firma de un convenio con el Ejecutivo austríaco, interesado en financiar el proyecto.

Britos estimó que el coste de este tipo de proyectos oscila entre los 15 y 20 millones de dólares

El proyecto del teleférico aún deberá ser estudiado, pero en el caso del tranvía, con los trámites ya iniciados, busca convertirse en la obra estrella del Gobierno de Mario Abdo Benítez que, cuando apenas llevaba cuatro meses en el poder tuvo que lidiar con el fracaso del proyecto insignia del Ejecutivo anterior, comandado por Horacio Cartes (2013-2018).

Las obras del Metrobús, un sistema de autobuses rápidos de alta capacidad que circularían por carriles únicos y con andenes para facilitar el acceso a los mismos, fueron suspendidas de forma indefinida en diciembre pasado tras un año de trabajos por los desacuerdos entre la empresa constructora y el Gobierno, suscitados por los problemas administrativos y técnicos surgidos de una planificación deficiente.

El proyecto fue licitado por un monto de 47,5 millones de dólares, de los que se desembolsaron 21.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint