Mercados

Los empleados públicos de Puerto Rico trabajarán dos días menos al mes

San Juan, 7 may (EFEUSA).- Los empleados públicos de Puerto Rico trabajarán dos días menos al mes, una medida con la que el Gobierno de la isla quiere reducir el gasto público de cara al próximo ejercicio fiscal, que comienza en dos meses.

Así lo anunció hoy el director de la Oficina de Gerencia y Presupuesto (OGP), Luis Cruz Batista, quien detalló que se eliminará un día de trabajo por quincena para todos los empleados públicos, salvo policías, maestros y oficiales de corrección.

En varias entrevistas radiofónicas detalló que el recorte será de quince horas mensuales, lo que equivale a un recorte cercano al 10 % en la nómina de los empleados y supone un ahorro para el Gobierno de 50 millones de dólares.

Esta es sólo una de las medidas que estudia el Gobierno de la isla para recortar su presupuesto actual en 1.500 millones de dólares (un 15 %) respecto al actual, para evitar endeudarse más en el próximo ejercicio, ya que los mercados le han cerrado las puertas, temerosos de que no pueda hacer frente a las obligaciones derivadas de su ya abultada deuda.

Otras medidas que se van conociendo estos días a medida que el Gobierno perfila el presupuesto para el próximo ejercicio son reducir en un 20 % los fondos destinados a la Universidad de Puerto Rico (UPR) y la Oficina de Administración de Tribunales (OAT), entre otros organismos públicos.

También se eliminarán contratos en las dependencias gubernamentales, particularmente en el área educativa, se suspenderán subvenciones a entidades sin fines de lucro y se recortarán los fondos que se transfieren a los 78 municipios de la isla, con el objetivo de ajustar el gasto público a los ingresos.

El Gobierno de la isla está sumido en el diseño de un presupuesto muy restrictivo, después de que la semana pasada y tras meses de debate el Legislativo rechazara una reforma tributaria que hubiera permitido aumentar la recaudación fiscal en 1.500 millones de dólares, según los cálculos del Ejecutivo.

Para la oposición el anuncio de esta batería de medidas es una especie de "chantaje" del Gobierno para lograr apoyos para ese proyecto de reforma y reclama que se busquen nuevas medidas para aumentar los ingresos sin tener que recortar tan drásticamente el gasto público.

Con una deuda acumulada de 73.000 millones de dólares y más de ocho años en recesión, Puerto Rico se encuentra sin capacidad para acudir a los mercados en busca de más financiación, con dificultades para atender los pagos a los bonistas y con la amenaza de tener que decretar un cierre gubernamental en menos de tres meses si no logra aumentar sus ingresos de alguna manera.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin