Medio ambiente

Puerto Rico tuvo menos ayuda poshuracán que otros estados, dice una universidad

Miami, 21 ene (EFE).- La ayuda federal para Puerto Rico tras el paso del huracán María en 2017 fue más lenta y escasa comparada con la prestada a otros estados de EE.UU. azotados por Harvey e Irma, lo que pudo "sustancialmente" contribuir a una mayor mortandad, según un estudio divulgado hoy por la Universidad de Michigan

La falta de respuesta de emergencia "contribuyó a miles de muertes evitables", expresó Scott Greer, profesor de gestión y políticas de salud y de salud pública mundial de la universidad.

Por los menos 3.000 muertos ocasionó María en Puerto Rico -un Estado Libre Asociado de EE.UU.- en 2017, año en que Harvey e Irma azotaron principalmente Texas y el sureste estadounidense, respectivamente.

"Hubo una diferencia muy significativa no solo en el tiempo de las respuestas sino también en el volumen de recursos distribuidos en términos de dinero y personal", manifestó Charley Willison, autora principal del estudio, que se basó en cifras oficiales.

"María tuvo una respuesta tardía y menor en esas medidas en comparación con los huracanes Harvey e Irma", agregó Willison.

Detalla que dentro de los nueve días de la llegada de Harvey e Irma, los sobrevivientes recibieron casi 100 millones de dólares de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés), mientras que los de María recibieron un poco más de 6 millones de dólares.

Los esfuerzos de personal también se quedaron cortos, señala el estudio, que será publicado por la web médica BMJ Global Health.

En su apogeo, el personal federal en el sitio para el huracán Harvey llegó a 31.000 personas, mientras que 40.000 respondieron a Irma en los primeros 180 días después del ciclón, y solo 19.000 fueron desplazados a la isla por María.

Además, se necesitaron cuatro meses para que la isla recibiera los fondos de apropiación de desastres, mientras que en el caso de Texas y Florida fueron dos meses.

"La respuesta al desastre de los tres huracanes no se alineó con la severidad de la tormenta y podría afectar las tasas de mortalidad y recuperación", dijo Willison.

En general, la respuesta federal a los huracanes Harvey e Irma "fue más rápida y más generosa que la ayuda enviada a Puerto Rico en preparación y después del huracán María", según el análisis.

"Provoca preocupación de un aumento en las disparidades en la salud, así como por posibles aumentos en los resultados adversos para la salud", expresó la experta.

Greer señaló que la desproporcionada respuesta federal al desastre fue además "un recordatorio de las penalidades que implica no estar plenamente representado en la política federal".

"La democracia es una política de salud pública", dijo Greer.

Como Estado Libre Asociado de Estados Unidos, Puerto Rico tiene un representante ante el Congreso estadounidense sin derecho a voto, que actualmente ocupa Jenniffer González.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint