Medio ambiente

Proyecto de ecoturismo apoyado por el BID beneficiará áreas protegidas de Panamá

Panamá, 26 jul (EFE).- Panamá invertirá 753.427 dólares aportados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en un proyecto de ecoturismo para el desarrollo sostenible y la conservación de cuatro parques nacionales, informó hoy el Gobierno.

El convenio de Cooperación Técnica No Reembolsable entre el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y el BID fue avalado este jueves por el Consejo Económico Nacional, y busca garantizar la gestión de las áreas protegidas seleccionadas.

Se trata del Parque Nacional Isla de Coiba, ubicado en el golfo de Chiriquí (Pacífico), de 270.125 hectáreas, de las cuales 216.543 son marinas. Creado en 1991, fue declarado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2005.

El Parque Nacional Portobelo, creado en 1976, está ubicado en la provincia caribeña de Colón y cuanta con una extensión de 35.929 hectáreas, de las que cerca de un cuarto es área marina. Las fortificaciones que rodean la ensenada de la bahía de Portobelo fueron declaradas Patrimonio Mundial Cultural por la Unesco en 1980.

El Parque Nacional Volcán Barú, en la provincia occidental de Chiriquí, fue creado en 1976, se encuentra sobre la cordillera de Talamanca y tienen un extensión de 14.322 hectáreas. El cono que da nombre a esta área protegida es el punto más alto de Panamá con 3.474 metros sobre el nivel del mar.

El Bosque Protector de San Lorenzo, en la provincia de Chiriquí, es la otra área protegida seleccionada para el proyecto denominado "Incorporación de la Conservación de la Biodiversidad mediante Ecoturismo de Bajo Impacto en el Sistema Nacional de Áreas Protegidas".

El Ministerio de Economía y Finanzas dijo este jueves que el proyecto "repercutirá específicamente en actividades de desarrollo sostenible vinculadas al ecoturismo y a la creación de modelos de gestión participativa" de las áreas involucradas.

Precisó que, entre otros componentes, el proyecto busca fortalecer la sostenibilidad de la gestión de las áreas protegidas, crear modelos de gestión participativa para el aprovechamiento sostenible de las mismas, y aumentar los ingresos de los parques incentivando el ecoturismo.

El Ministerio explicó que en una primera etapa, a desarrollarse entre este 2018 y el 2019, se invertirán 250.000 dólares en directrices relativas al flujo de visitantes y planes de bioseguridad en las áreas protegidas.

En la segunda etapa, a iniciarse en el 2020, "se implementará asesoría técnica para el cumplimiento de los estándares de sostenibilidad, por un monto de 503.427 dólares".

En esa etapa también se aplicará "tecnología innovadora de seguimiento y control, planes de mantenimiento e infraestructura, planes de negocio con actores locales y base de datos para concesiones".

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin