Energía

GNL, ariete de expansión energética de EE.UU. en América Central con Panamá de aliado

Panamá, 18 ago (EFE).- El gas natural licuado (GNL) es la piedra angular de la expansión energética de Estados Unidos en Centroamérica, una región en la que ha perdido presencia frente a China, en una estrategia en la que Panamá está llamado a jugar un rol determinante para la distribución del hidrocarburo.

La estadounidense AES inauguró el viernes la primera planta de generación de energía a base de GNL, con capacidad de 381 megavatios, y la primera terminal de recepción de ese hidrocarburo de Centroamérica, a la que llegarán cargamentos procedentes de la costa este de Estados Unidos.

El proyecto, de 1.150 millones de dólares, incluye un tanque de almacenamiento de 180.000 metros cúbicos, cuyo 75 por ciento de capacidad estará disponible para el uso de terceros: Centroamérica y quizá algún país de Suramérica, como comentó a Efe el experto economista panameño Adolfo Quintero.

Esa distribución previsiblemente iniciará en septiembre de 2019 y transformará a Panamá "en un hub de energía eléctrica y también de exportación de gas natural licuado", en palabras del presidente ejecutivo de AES, Andrés Gluski.

El mismo viernes, Panamá y Estados Unidos firmaron un memorándum de entendimiento que establece la promoción y la cooperación energética, impulsando la inversión en infraestructura, energía renovable, así como en distribución y transmisión de energía, según detalló el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) panameño.

El documento fue rubricado por el Subsecretario para Asuntos Internacionales del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, David Malpass, quien declaró que el convenio "va a expandir e impulsar el crecimiento económico para ambas naciones".

Malpass dijo que el acuerdo con Panamá marcó "la inauguración formal de la iniciativa de Estados Unidos llamada America Crece, o Americas Grow (...) un programa innovador diseñado para abrir aún más y liberar valor en los mercados de energía y catalizar capital del sector privado para que la región pueda realizar sus objetivos de energía e infraestructura".

La Agencia Internacional de la Energía (AIE, por sus siglas en inglés) señaló en un informe el pasado noviembre que Estados Unidos se convertirá a partir de 2025 en el mayor exportador del mundo de GNL debido al auge de la extracción del gas esquisto o "shale gas".

El secretario asistente de Energía Fósil del Gobierno de Estados Unidos, Steven Weiberg, dijo el viernes en Panamá que su país ha exportado desde febrero de 2016, cuando empezó a vender el combustible, "1,3 millón de millones de pies cúbicos de GNL a 30 países en cinco continentes", y que "Panamá ha jugado un rol central en el tránsito de estos buques".

Ha sido la ampliación del Canal de Panamá, una obra monumental de al menos 5.600 millones de dólares y operativa desde junio de 2016, la que da paso a las exportaciones de GNL estadounidense, que tiene como principal mercado Asia.

Ya el segmento del GNL acapara el 10 por ciento de los tránsitos por las nuevas esclusas, y la Administración de la vía ha dicho que esta historia apenas comienza.

Quintero valoró que el acuerdo energético definitivamente le conviene a Estados Unidos "por su exportación crece en la región", en la que "prácticamente ha desaparecido" a manos de China.

"Si vamos ver en las importaciones de Centroamérica manda China. Ahora con esto del GNL el escenario cambia", dijo economista, que hizo votos porque Panamá sea capaz de explotar el potencial reexportador que tiene.

El GNL llegará a Panamá en los grandes buques que, tras la ampliación, pueden pasar por el Canal, pero serán barcos más pequeños los que lo llevarán a Centroamérica y posiblemente algún país de Suramérica, quizá Colombia, explicó.

Esto conllevará a Centroamérica a establecer plantas de generación eléctrica a base de GNL, que independientemente sean construidas por capitales de Estados Unidos u otros países, incluido China, usará el hidrocarburo estadounidense, añadió.

Y a eso apuntó el subsecretario de Asuntos Internacionales del Departamento del Tesoro de Estados Unidos el viernes en Colón, cuando dijo que la inauguración de la planta "marca el comienzo de una nueva era para el desarrollo energético de Centroamérica".

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin