elEconomista.es
Últimas noticias
26.489,35
-0,40%
1,1133
-0,68%
47,77
+7,28%
1.277,51
+0,24%

Mapfre quiere popularizar el seguro entre la población

E. C. madrid. - 7:39 - 30/05/2014
  • La multinacional entró en América Latina en los 70 y aún ve un amplio margen para crecer con productos sencillos que lleguen al conjunto de la ciudadanía y con pólizas para las empresas

tagsMás noticias sobre:
Edificio que alberga la sede de Mapfre en Madrid

Cuando Mapfre se introdujo en Latinoamérica en los setenta eran escasas las aseguradoras extranjeras en arriesgar en la región. Sondeó el terreno con actividades de reaseguro hasta que en 1984 efectuó la primera adquisición en Colombia, a la que no ha dejado de sumar inversiones en todos los países hasta fechas muy recientes.

La apuesta, cuajada y madurada a paso firme y constante, no solo a golpe de compras sino, sobre todo, con crecimientos de negocio y fijando estructuras y redes propias, se revela ahora como un gran acierto.En 2012 la región se erigió en su primera unidad en ingresos y resultados, revalidada el pasado año. Aquella visión, fruto de un empeño personal de la ejecutiva de una compañía que no necesitaba por aquel entonces salir fuera de las fronteras para su proyecto empresarial, amortigua ahora con solvencia el revés cuando vienen mal dadas en España. Es la franquicia que más recaudación aporta al grupo: el 44 por ciento de los 25.889 millones de euros facturados el pasado año, por encima del 37 por ciento generado en España. El resto del negocio, hasta completar el 72 por ciento que obtiene fuera de las fronteras españolas procede de EE.UU. Turquía, Filipinas, Malta y negocios globales como reaseguro.

La región es un gran motor en generación de rentas para Mapfre. De los 790 millones de ganancia neta cosechada en 2013, el 33 por ciento proceden de aquella parte del globo. Por encima de números estancos, sorprenden expansiones de dos dígitos en moneda local en muchos países donde opera: en Colombia, Chile, México, Brasil o Perú.

Genera el 44% del negocio

No es casual, la multinacional, que este 2014 celebra 81 años desde su fundación como una modesta mutua de propietarios agrícolas, ha desplegado al otro lado del Atlántico una frondosa red. Allí emplea al 50 por ciento de la plantilla del grupo y dispone de más de 2.000 de sus 5.390 oficinas en propiedad. En 2006 se alzó como la primera aseguradora de No Vida de toda Latinoamérica -copa un 10,5 por ciento de la tarta de negocio total- y ocupa también la primera posición entre las multinacionales aseguradoras del subcontinente.Y, pese a la notoria posición y presencia en todos los países, el grupo presidido por Antonio Huertas la otea aún como un caladero de oportunidades. Tras sus tres décadas de operativa, Mapfre afila estrategia para afianzarse más si cabe y ganar espacio en nuevos nichos de negocio y clientes. Su apuesta más diáfana es popularizar el seguro entre la mayor capa posible de población, con una oferta de pólizas sencillas y accesibles; ampliar la ya preeminente presencia en países con menor penetración y apostar fuerte por mercados con elevado atractivo como México o Estados Unidos.

Baja penetración

Latinoamérica es territorio casi inexplorado para el negocio asegurador, aun cuando crece a doble dígito allí mientras decrece a escala mundial. A pesar de la vasta extensión y abultada población -residen más de 588 millones de personas- el seguro, aloja en América Latina apenas 3,36 por ciento de la actividad, frente al 28,85 por ciento en Norteamérica, el 35,93 por ciento concentrado en Europa o el 28,24 por ciento en Asia. La penetración, medida en recaudación por primas en relación al PIB, apenas ronda el 2 por ciento en países como México, Colombia o Argentina, ó el 3,4 en Brasil, frente al casi 8 de Estados Unidos y el 7,1 de Europa. Pero se está desarrollando una creciente y pujante clase media en el continente, con un nivel de vida más elevado y, por tanto, con necesidades de aseguramiento cada vez más exigentes. Las posibilidades de desarrollo se multiplican tanto porque la economía crece allí muy por encima de la expansión mundial, como por la mejora de la capacidad de consumo de sus habitantes, escasamente acostumbrados a adquirir pólizas. En México, por ejemplo, apenas cuatro de cada cien viviendas están protegidas pese a ser un territorio propenso a los daños por fenómenos de la naturaleza y es similar en el resto de países. "La sociedad chilena tiene que concienciarse de la necesidad de cubrir no solo los grandes riesgos sino también los pequeños relacionados con actividades cotidianas vinculadas al hogar, la salud, etc.", explicó Antonio Huertas en su primer viaje como presidente de Mapfre a Chile, mercado que aglutina el 4 por ciento del negocio asegurador de la región. Una declaración de intenciones repetida en otros mercados. México se ha convertido ya en líder en microseguros, y también ha desplegado la estrategia en Brasil, Colombia o Perú con una oferta sencilla y viable, disponible para toda la población.

El desafío de popularizar el seguro incardina en su objetivo declarado de crecer en todos los países, con especial énfasis en mercados estratégicos como México o Estados Unidos, para lo que utilizará la venta online a fin de llegar al más amplio espectro de clientes posible. Al mercado norteamericano arribó con la compra de Commerce, una de sus mayores adquisiciones, y ahora se propone extender la presencia a otros Estados -en Massachusets copa el 12 por ciento del negocio asegurador y un sorprendente 29 en el ramo de No Vida-, integrar la actividad de Puerto Rico bajo la misma franquicia, ampliar la oferta con pólizas sencillas de vida y abrir una ofensiva clara para desarrollar el negocio con empresas.

México es el ejemplo claro de renovada apuesta y compromiso. Llegó en 1984 como reaseguradora, en 2000 se introdujo en la actividad directa con la adquisición de Seguros Tepeyac, pero su margen de crecimiento es amplio porque apenas copa el 3,9 por ciento de la tarta local de negocio, aun cuando figura entre las diez primeras aseguradoras del país. La apuesta es tan firme como para haber destinado 47,5 millones de euros en inversión a ampliar la capacidad comercial. Unos 46 millones han ido a levantar la nueva Torre Mapfre en un lugar emblemático de la ciudad y el resto a incrementar en un 6 por ciento su capitalidad y convertirse en la aseguradora con más puntos de venta del país (con 418 locales), lo que conllevará la creación de 150 puestos en empleo, hasta completar una plantilla de 1.780 trabajadores que operan con casi 7.000 agentes.

Salud en Brasil

La ambición expansiva incluye, incluso, Brasil, aún cuando su franquicia copa casi un 15 por ciento del mercado local. Es la gran punta de lanza generadora de casi el 20 por ciento del negocio del grupo y el 57 por ciento en América Latina. Iniciará próximamente la operativa en Salud, uno de los pocos ramos en los que aún no tenía actividad. En el país carioca empezó a operar en 1992 y en 2010 saltó al liderazgo en 2010 con la firma de una alianza estratégica con Banco do Brasil, el de mayor red del país que le permite comercializar sus pólizas a través de 5.250 oficinas de bancaseguros, junto a una red de 16.500 mediadores. Su filial BB-Mapfre asegura a más de 2,5 millones de vehículos y 1,3 millones de hogares en el país. Una relevancia que ha llevado al grupo a establecer en Sao Paulo su centro de procesos de datos para todo América Latina, un proyecto que le supondrá una inversión próxima a los 80 millones de euros, y será similiar al que tiene el madrileño Alcalá de Henares y en Miami (Florida).


Flash de noticias América


Síguenos en twitter
Síguenos en Facebook

Más leidas

eAm
Colombia
Mexico
Chile
Argentina
Peru
El Santander, camino de la 'pole position'
Endesa: 6.000 millones para avanzar en América