Empresas

Indra dirige el tráfico aéreo de Latinoamérica

Indra logró a comienzos de agosto la modernización de los sistemas del Aeropuerto de Bogotá, también conocido como Aeropuerto Internacional El Dorado. Una adjudicación en la que, sin duda, han pesado los más de 90 años de experiencia que la española acumula en los sistemas de gestión del tráfico aéreo (ATM, por sus siglas en inglés). No en vano, se trata del mayor contrato de este tipo atribuido en Latinoamérica en lo que va de 2013.

La empresa presidida por Javier Monzón se hará cargo de la adquisición, instalación y puesta en funcionamiento de los sistemas de Comunicaciones Navegación y Vigilancia y Gestión de Tráfico Aéreo (CNS-ATM), por 30 millones de dólares (casi 23 millones de euros). Como cabe esperar dada la naturaleza de la actividad, los requisitos tecnológicos para este contrato son muy elevados, e Indra ha sido una de las tres compañías que ha podido superar el nivel de exigencia solicitado por Aerocivil de Colombia, el organismo estatal que convocó la licitación.

Más eficiencia, más seguridad

Más en concreto, la tecnológica implantará los sistemas de gestión de tráfico aéreo del centro de control de Bogotá, así como los sistemas de torre del Aeropuerto El Dorado. Las modificaciones no sólo redundan en una mayor eficiencia -ahorro para las compañías aéreas y reducción del impacto medioambiental-, sino también una mejora de la seguridad: Indra establecerá también un sistema instrumental de aterrizaje (ILS categoría III) que permitirá a los aviones aterrizar en condiciones de visibilidad casi nula. Las 34 posiciones de controlador están dotadas de tecnología de vanguardia en prevención de conflictos y gestión del flujo aéreo.

La apuesta de Indra por la innovación se hace patente también en el sistema automatizado de vigilancia y guiado de los movimientos de las aeronaves en la superficie de rodadura del aeródromo (A-SMGCS) nivel 2 -el nivel más alto certificado por Eurocontrol-, que se integrará en la torre de control. El objetivo que se persigue es delimitar con la mayor precisión posible las posiciones de las aeronaves, para lo cual se instalará un radar de superficie en la torre de control, estaciones ADS-B y una red de multilateración que cubre también la aproximación al aeropuerto.

Se estima que el nuevo centro entre en funcionamiento en agosto de 2014.

Líder en América Central y del Sur

La trayectoria de Indra en el continente es dilatada. Sin ir más lejos, la española fue la empresa responsable de implementar, en 2000, el centro de control de Bogotá que ahora sustituye. Su hoja de servicios incluye el sistema ATM en los centros de control de Cali y Villavicencio (en el departamento del Meta, situado en el centro del país) y los sistemas de comunicaciones sobre IP; también renovó los sistemas del centro de control de Leticia (en el extremo sur de Colombia) y dotó a Aeronáutica Civil Colombiana de sistemas de vigilancia y control, entre otros encargos. 

Por lo que se refiere al resto de América, Indra ha tenido una participación notable en proyectos de numerosos países. Cabe destacar su predominio en Centroamérica: allí, el Cocesna (Corporación Centroamericana de Servicios de Navegación Aérea) utiliza el sistema de control de tráfico aéreo de Indra para Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Belice.

En Ecuador, la tecnológica ha desplegado el sistema integrado de vigilancia radar civil, que ha entrado en operación recientemente y cubre el 90 por ciento del su espacio aéreo. En febrero de este año, Indra completó la modernización de los sistemas de gestión de tráfico aéreo de Paraguay y de Perú, donde ha puesto en marcha un nuevo centro de control del tráfico aéreo (en Lima) y desplegado una red de ocho estaciones de radar secundario de vigilancia que cubren casi todo el espacio aéreo del país. 

En colaboración con la Dirección Nacional de Aviación Civil e Infraestructura Aeronáutica de Uruguay (Dinacia), Indra desplegó allí la primera red de comunicaciones controlador-piloto totalmente basada en tecnología IP para el 100 por cien del espacio aéreo. Un hito en la historia de la navegación aérea, pues se trata de la primera vez que se prescinde de comunicaciones analógicas.

Brasil es uno de los países en los que la española ha desarrollado proyectos importantes en el ámbito del ATM. Entregó dos sistemas de radar transportables (MSSR modo S) destinados a respaldar la gestión del tráfico aéreo civil, que servirán por añadidura para reforzar la seguridad en eventos especiales como el Mundial de Fútbol de 2014 y las Olimpiadas de 2016.

Por último, cabe señalar también el contrato adjudicado a Indra en por la Dirección General de Aviación Civil de Chile (DGAC) para proporcionar un nuevo sistema radar que se implantará en la zona de Concepción, en el centro-sur de Chile.

Proyección internacional

Todo lo anterior pone de manifiesto la pujanza de Indra en la región -a la lista de países citados se añaden Argentina y Bolivia-. La empresa que preside Javier Monzón es una de las cuatro principales multinacionales de consultoría y tecnología de Latinoamérica, donde cuenta con 16.000 profesionales, nueve software labs y 17 centros de excelencia. Presta servicios en las áreas de transporte y tráfico, Administraciones Públicas y sanidad, utilities y energía, seguridad y defensa, procesos electorales, servicios financieros, industria y consumo, y telecomunicaciones. Los ingresos provenientes de América Latina son el 25 por ciento del total de Indra.

En Europa, Indra desarrolló con AENA el sistema de gestión del tráfico aéreo español (Sacta), y trabaja en el Sesar, el pilar tecnológico del futuro cielo único europeo. Además de en numerosos países de Europa -sólo este año se ha embolsado proyectos en Ucrania, Lituania, Francia o Rumanía-, la compañía ha cosechado importantes contratos de ATM en China, India, Australia, Oriente Medio y África.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1

beltenebrós
A Favor
En Contra

Como dicen los gringos: "Lo bueno para Indra es bueno para España"; por añadidura para mi doblemente, al ser accionista.

Puntuación 1
#1