Empresas

Jeff Bezos, la inspiradora historia del creador de Amazon

Fotografía de archivo de Jeff Bezos, fundador del portal de ventas online Amazon.|EFE

Jeff Bezos, el emprendedor futurista que decidió comprar un periódico. Una frase que resume su vida con la suma de dos palabras claves: emprendedor + futurista. El de Albuquerque, el hombre de la ambición sin límites, capaz de entrar en el negocio espacial con su nave Blue Origin y buscar los motores utilizados para lanzar el Apolo 11 en 1969, misión espacial en la que el comandante Neil Armstrong pisó la Luna, ha dado un paso más: The Washington Post, pero ¿quién es Jeff Bezos? A fondo: Conoces las diez claves que cimentaron su éxito.

Los primeros datos de su biografía aseguran que se graduó en Ingeniería Eléctrica e Informática en Princeton en 1986. Poco después comenzó a codearse con peces gordos sobre el parqué de Wall Street para, posteriormente, abandonarlo y comenzar su propio camino. Bezos tenía en mente un negocio redondo: una librería online llamada Cadabra.com.

En 1995 y con unos 300 mil dólares de inversión, comenzaba un negocio que fragmentaría el mercado en el futuro. Había logrado tener la visión de lo que se convertiría Internet en pocos años. Consideraba que la red se masificaría y que esta tendría presencia en todos los mercados. No falló.

A día de hoy el mundo entero conoce su proyecto bajo el nombre de Amazon, pero por entonces todo era mucho más sencillo. Desde el garaje de su casa, como otros grandes emprendedores, y con tan solo tres procesadores, Cadabra.com comenzó a ofrecer un catálogo de libros online de distintas editoriales, con la suma facilidad para el consumidor para buscar dentro de su stock. Más tarde vendría el cambio de nombre, asociado a una época en la que se difundían los listados de las páginas ordenados alfabéticamente, motivo por el cual Amazon comenzó a aparecer en los primeros lugares de los buscadores.

Su servicio fue tan novedoso que las visitas crecieron progresivamente. En unos meses alcanzó 2.000 visitantes diarios, cifra que se multiplicaría por 25 al año siguiente. En 1997, el éxito hizo que Amazon se convirtiera en una de las empresas más importantes de la red.

Bezos había logrado conquistar el sueño americano y seguía hacia delante. Amplio la oferta con otros soportes (CD y DVD) y dispositivos electrónicos y convirtió a una gran empresa en un gigante que en la actualidad distribuye desde comida a domicilio, zapatos y ropa, hasta papel higiénico y pañales gracias a los portales que fue adquiriendo para ampliar su negocio. 

Estas mismas inversiones, junto a la actual y reciente compra de The Washington Post, son las que le han llevado a ser conocido como un empresario de alto riesgo, porque suele apostar su dinero en proyectos de largo recorrido y que necesitan de tiempo para madurar. 

La reciente decisión de adquirir uno de los periódicos más prestigiosos de Estados Unidos, imprime algo más de excentricidad y eclecticismo a su cartera de empresas, entre las que se encuentra un proyecto, con 42 millones de dólares de inversión, que desarrolla un reloj que marca milenios en lugar de horas. Una decisión que viene a refutar su estilo de vida: "Trabaja duro. Diviérte. Haz historia". 

Relacionados

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum