Economía

La central obrera de Ecuador rechaza reformas laborales y prepara una huelga general

Quito, 17 may (EFE).- El Frente Unitario de Trabajadores (FUT) de Ecuador rechazó este viernes unas reformas de flexibilización laboral discutidas por empresarios y el Gobierno, y remarcó que prepara una huelga general para oponerse a los acuerdos del Ejecutivo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El presidente del FUT, Mesías Tatamuez, rechazó además que se anticipara que los sindicatos supuestamente apoyaban las reformas laborales, pues aseguró que esas enmiendas, más bien, empeorarán la situación de los trabajadores en el país.

El FUT -dijo- "nunca discutió ni aprobó las reformas laborales presentadas por el (estatal) Consejo Nacional de Trabajo y Salarios, cuya propuesta es del Gobierno y de los empleadores, en fiel cumplimiento de la receta impuesta por el FMI y los empresarios".

Tatamuez, en declaraciones reproducidas por el FUT, rechazó "firme y frontalmente las intenciones que tienen el Gobierno y los empresarios de eliminar la indemnización por despido de los trabajadores".

Asimismo, "el 35 por ciento por recargo en los contratos ocasionales" que se incluyen en la propuesta de reforma laboral discutida en el Consejo Nacional de Trabajo y Salarios, una entidad integrada por representantes del Ejecutivo, la patronal y los sindicatos.

Esa propuesta, agregó Tatamuez, "agudizará la explotación de cientos de miles de trabajadores con la imposición de la flexibilización laboral".

En cambio, señaló que el FUT exige al Gobierno que controle la evasión tributaria y la fuga de capitales, y que fuerce a los empresarios a repatriar el dinero que tienen en el exterior "para invertir en el Ecuador y generar empleos".

"Reiteramos desde el FUT la convocatoria a los trabajadores y al pueblo a seguir preparando la gran huelga nacional, jornada de lucha emblemática", cuya fecha está aún por definir, remarcó Tatamuez.

Recordó que la central obrera, en su última convención, ordenó "enfrentar el entreguismo del Gobierno al FMI y la política neoliberal de los empresarios y banqueros".

La posibilidad de que se aprueben reformas de flexibilización laboral ha despertado las alertas en los gremios sindicales que aseguran que ese tipo de estrategias forman parte de las recetas tradicionales del FMI, organismo multilateral con el que el Gobierno ecuatoriano ha llegado a un acuerdo por 4.200 millones de dólares.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint