Economía

Economistas de P.Rico alertan de la pérdida de 600 millones para alimentos

San Juan, 18 ene (EFEUSA).- Economistas puertorriqueños alertaron hoy sobre las negativas consecuencias de frenar la llegada de 600 millones de dólares adicionales para los beneficiarios del Programa de Asistencia Nutricional (PAN), que suman más de 1,3 millones de personas en la isla.

Los economistas reaccionaron ante la pronta terminación, el mes de marzo, de los beneficios adicionales asignados a través del PAN para Puerto Rico y la disputa entre el Congreso y el presidente de los Estados Unidos sobre su extensión.

El economista José Alamadeda señaló a Efe que se trata de una "muy mala" medida de la Administración de Donald Trump, ya que provocará un "problema monumental" en la isla caribeña, que todavía se recupera de la devastación provocada por el huracán María en septiembre de 2017.

La Casa Blanca divulgó en un comunicado este jueves que la ayuda millonaria, previamente aprobada en la Cámara federal, era "excesiva e innecesaria", lo que provocó la inmediata reacción del gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, quien refutó el mensaje de Trump sobre que esos 600 millones son para pagar la deuda pública de la isla, lo que catalogó de "completamente falso".

Alameda sostuvo que la primera consecuencia en la calle será que las personas tengan menos dinero en sus bolsillos, lo que les obligará a modificar sus dietas y recurrir a "comida basura" para alimentarse.

El economista subrayó además que la medida llega "cuando Puerto Rico se recupera todavía del huracán María" y que indirectamente perjudicará a los agricultores estadounidenses, ya que el PAN tiene como objetivo también favorecer a ese sector productivo.

José Carballo, ex presidente de la Asociación de Economistas de la isla, dijo a Efe que la medida afectará en especial a las familias y las medianas y pequeñas empresas, lo que se convertirá un nuevo obstáculo para la recuperación.

El economista sostuvo que, en definitiva, se trata de más austeridad que en nada beneficia a la población y que no hay que descartar en un futuro un escenario que se dirija hacia una nueva reestructuración de la deuda.

La también ex presidenta de la Asociación de Economistas de Puerto Rico Martha Quiñones indicó que la medida "reduce la capacidad de compra a las familias".

Quiñones subrayó que se trata de un problema en cadena, ya que si las familias no tienen dinero no podrán comprar productos a los pequeños comerciantes, algunos de los cuales dependen directamente del dinero del PAN para sacar adelante sus negocios.

El expresidente de la Cámara de Representantes de Puerto Rico José Aponte emplazó a Trump para que defienda la salud y bienestar de los ciudadanos americanos que viven en Puerto Rico, aprobando la extensión de 600 millones de dólares para ayudar a familias beneficiarias del PAN.

El portavoz de la Coalición por la Seguridad Alimentaria de Puerto Rico, Lillian Rodríguez, subrayó por su parte que el PAN apoya exclusivamente aquellas personas que realmente lo necesitan, por lo que la asignación de esos fondos mantendrá la seguridad alimentaria de familias, niños y ancianos.

Rodríguez sostuvo que los fondos aprobados por el Congreso para el programa del PAN son esenciales para asegurar que cerca de 1 millón de personas tengan comida en su mesa mientras se recuperan de los desastres naturales provocados por los huracanes de septiembre de 2017.

Del total de cerca de 3,5 millones de personas que viven en Puerto Rico, aproximadamente de 1,4 son beneficiarias del PAN, cifra que se elevó tras el huracán María.

Hasta recientemente la ayuda suplementaria concedía 112 dólares por persona al mes, cantidad puede llegar ahora hasta 194 dólares, a los se le pueden añadir 36 dólares más cuando se trata de mayores de 60 años.

El PAN es la versión en la isla del Programa de Asistencia de Nutrición Suplementaria (SNAP, en inglés) operado por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, en inglés), una de las agencias afectadas por el presente cierre parcial del Gobierno.

La Casa Blanca divulgó el pasado miércoles que la propuesta de 600 millones en fondos para el PAN que se incluyó en un proyecto de ley aprobado por la Cámara controlada por los demócratas para reabrir el Gobierno es "excesiva e innecesaria".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint