Economía

Alvarado propone una reunión con sindicatos si deponen llamado a huelga en Costa Rica

San José, 4 sep (EFE).- El presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, propuso hoy una reunión con los líderes sindicales del país con la condición de que depongan el llamado a huelga para el 10 de septiembre próximo en contra de la reforma fiscal.

"Reitero mi disposición al diálogo, tal y como lo planteé el 30 de agosto pasado. Además, tengo la mayor disposición de recibirles a dialogar el propio 10 de septiembre, en tanto se deponga el movimiento de huelga", indicó el presidente en una carta enviada a los gremios.

Los líderes sindicales del país enviaron el lunes una misiva a Alvarado aceptando el diálogo, pero condicionándolo a la presencia del mandatario, de la ministra de Hacienda, Rocío Aguilar; del ministro de la Presidencia, Rodolfo Piza; el de Trabajo, Steven Núñez, y de los jefes de los bancadas de los partidos representados en el Congreso.

Los sindicatos convocaron a una huelga general para el 10 de septiembre en rechazo a la reforma tributaria que impulsa el Gobierno en el Congreso para paliar el déficit fiscal, proyectado en el 7,1 por ciento del producto interno bruto (PIB) para 2018, y para frenar el crecimiento de la deuda que ya se acerca al 50 % del PIB.

"Les solicito comprender, con fundamento en su responsabilidad como líderes de buena parte de los grupos que están en riesgo, la situación crítica que enfrenta el país y la necesidad de que ese proyecto avance", dijo Alvarado en su carta de este martes a los sindicatos.

El presidente afirmó que "nadie quiere una inflación galopante, una pérdida real de salarios o un incremento de la pobreza y el desempleo", escenarios que cree ocurrirán de no solucionarse el déficit mediante la reforma.

Alvarado explicó que la reforma tributaria "no contempla despidos ni recorta salarios", y que "se ha hecho para que cada persona cuente, tanto para ser protegida como para que aporte al futuro del país".

La reforma fiscal llamada Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas pretende recaudar alrededor del 2 % del PIB en nuevos ingresos y tiene como principal componente la conversión del impuesto de ventas del 13 por ciento en uno de valor agregado (IVA) de la misma tasa, pero que abarca más productos y servicios.

El IVA propuesto por el Gobierno es diferenciado para productos de la canasta básica (2 %) y los servicios de salud y educación privados (4 %).

Sin embargo, la Comisión legislativa que estudia el proyecto exoneró los productos de la canasta básica y los servicios educativos, lo que rebajó la proyección de recaudación a apenas el 1,12 % del PIB.

El Gobierno negocia con los partidos en la búsqueda de restablecer el plan o acordar un texto lo más parecido posible al original.

La reforma también incluye modificaciones al impuestos sobre la renta y la renta de capital, así como componentes para la contención del gasto público.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin