Economía

¿Está Alemania 'manipulando' el euro y explotando a la Unión Europea como dice el equipo de Trump?

  • El equipo de Trump acusa a Alemania de manipular su divisa
  • Culpa al euro del fuerte desequilibrio comercial entre Alemania y EEUU
Foto: Getty

Hace escasos días, Peter Navarro, director del Comité Nacional de Comercio creado por Donald Trump, acusó directamente a Alemania de aprovechar el euro para explotar a la Unión Europea y a Estados Unidos. Esta no es la primera vez que Navarro realiza críticas de esta índole: en 2016, en un documento en el que defiende las propuestas económicas de Trump, acusó a Alemania de manipular su divisa para exportar con mayor facilidad sus bienes. Parece evidente que a Alemania le ha ido muy bien tras la creación del euro, pero ¿es cierto que explota a la Unión Europea y manipula el euro?

El documento de Navarro incluye directamente a Alemania en una sección denominada 'manipulación de divisa', junto a países como China. El asesor de Trump señala que "mientras que el euro flota de forma libre en el mercado internacional de divisas, este sistema desinfla el valor que hubiera tenido el marco alemán si todavía existiese". 

Además, Navarro argumenta que "de hecho, la debilidad de los países del sur de Europa dentro de la eurozona mantiene al euro con un tipo de cambio inferior que el que hubiera tenido el marco alemán flotando de forma libre. Esta es la mayor razón por la que Estados Unidos presenta un déficit comercial de 75.000 millones con Alemania, aunque los salarios germanos son relativamente más elevados". 

La creación del euro

Estos argumentos parecen importantes, sobre todo si se analiza el comportamiento de las exportaciones germanas antes de la creación del euro. Antes del euro, el tipo de cambio actuaba como primer estabilizador en las relaciones comerciales de los países europeos. Los bienes y servicios producidos en Alemania eran y son de gran calidad, pero la fortaleza del marco alemán le restaban atractivo puesto que para comprarlos se necesitaba cambiar pesetas, liras o la divisas que fuese por marcos.

Con el euro, ese primer filtro desapareció y los productos alemanes no sólo eran de los mejores sino que además ya no eran tan caros para el resto de los países de la eurozona. Incluso el FMI ha estimado en varias ocasiones que el tipo de cambio real de Alemania se encuentra devaluado entre un 5 y un 15 por ciento. 

"El euro ha beneficiado a Alemania. Si todavía usasen el marco alemán posiblemente esa divisa sería mucho más fuerte que el euro, lo que reduciría sustancialmente las ventajas que tienen las exportaciones alemanas", señalaba el FMI. De este modo, sin el nacimiento del euro puede que los desequilibrios de las balanzas por cuenta corriente no hubieran sido tan determinantes en Europa.

En defensa de Alemania

No obstante, existen otros argumentos de los que no habla Navarro y que pueden ser transcendentales a la hora de analizar la economía alemana dentro de la eurozona. Como explica Jeromin Zettelmeyer, miembro senior del Peterson Institute for International Economics (PIIE), "los tipos de cambio no se forman sólo por la demanda y oferta de divisa asociada al comercio (como señala Navarro), sino que también existe la demanda asociada a los flujos de inversión".

Este experto sostiene que "la reciente apreciación del dólar, que flota libremente frente al euro, es un buen ejemplo. Tras la elección del presidente Trump, el euro se depreció cerca de seis centavos de dólar (cayó de 1,10 dólares hasta 1,04) debido a las expectativas de expansión fiscal y recortes de impuestos".

Este fortalecimiento del dólar por el atractivo que presentan algunas propuestas de Trump para los inversores, puede incrementar aún más los desequilibrios de la balanza comercial de Estados Unidos. "En este sentido, las políticas economías que se esperan de Donald Trump han contribuido, en los últimos meses, a aumentar la competitividad alemana más que cualquier acción del Banco Central Europeo o del Gobierno alemán", asegura Zettelmeyer.

Por otro lado, Alemania eligió adoptar el euro hace más de 20 años con el objetivo de reforzar la integración económica de un continente que históricamente ha sido castigado por los enfrentamientos entre países de la misma región. "Alemania entró en la unión monetaria con los tipos de cambio que marcaba el mercado en ese momento".

Los comienzos del euro

Este economista sostiene que "de hecho, la consecuencia inicial de la adhesión al euro fue una salida de flujos de capital desde norte hacia el sur de Europa que incrementó el crecimiento y la producción en los miembros más pobres del euro". Además, la fortaleza del euro entre 2002 y 2003 pudo influir en la recesión que vivió Alemania ese año. 

Este experto sentencia en el blog del PIIE que el fuerte superávit por cuenta corriente de Alemania tampoco se puede denominar como algo positivo para el resto de la eurozona, pero no se puede hablar de 'explotación' a la UE o de 'manipular' la divisa. Alemania debe obedecer a las recomendaciones de la Comisión Europea para aumentar su gasto en inversión pública y quizá reducir impuestos para equilibrar la balanza de pago. 

"La mayoría de estas políticas reducirían el superávit por cuenta corriente y estimularían el crecimiento en Alemania. Pero la obsesión del Ministerio de Hacienda alemán con el equilibrio de los presupuestos han evitado estas reformas". Quizá la presión de la administración Trump obligue a Alemania a implementar estas reformas que serían buenas para Alemania, Europa y Estados Unidos, culmina Zettelmeyer.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0