Economía

Tras Krugman y Stiglitz: Thomas Piketty, ¿la nueva estrella de la economía mundial?

El economista francés, Thomas Piketty, en su estudio | Reuters

Con un mensaje crítico con el capitalismo, del que dice que la desigualdad que trae consigo tarde o temprano será "intolerable", el economista francés Thomas Piketty ha recibido los elogios de los nobeles de Economía, Paul Krugman y Joseph Stiglitz, y ha sido alabado por los prestigiosos diarios Financial Times y The Economist.

El libro del economista francés en el que plasma sus ideas, El Capital en el siglo XXI, de unas 650 páginas, fue publicado el 10 de marzo y llegó al puesto número uno de la lista de best seller de Amazon en EEUU en abril. El mensaje del escrito, según afirma en un artículo la BBC, recuerda las predicciones de Karl Marx sobre el inevitable antagonismo entre una minoría cada vez más rica y una mayoría cada vez más pobre.

Las tesis de Piketty, "el moderno Karl Marx, según le apodó The Economist, han sido escuchadas por la Casa Blanca y el Fondo Monetario Internacional. Pero, ¿por qué despierta tanto interés su libro? Según la reseña escrita por Paul Krugman para The New York Review, el economista galo "presenta un nuevo modelo que integra el concepto de crecimiento económico con el de distribución de ingresos salariales y riqueza. Cambiará el modo en que pensamos sobre la sociedad y la economía".

La nueva teoría de Alan Greenspan tras la crisis financiera.

Su tesis

Piketty no ha sido el primero en hablar del crecimiento de la desigualdad, ya lo han hecho otros economistas como Stiglitz o el coreano Ha-Joon Chang, pero él ha revolucionado el análisis histórico con una comparación que abarca desde comienzos de la revolución industrial en el siglo XVIII hasta nuestros días.

Según Thomas Piketty, explica BBC, el crecimiento de la desigualdad es inmanente al capitalismo porque la tasa de retorno o rendimiento del capital (R: rate of capital return) es superior a la tasa de crecimiento económico (G: rate of economic growth), relación resumida en la versión en inglés del libro como "R>G" (R mayor que G).

"Si uno analiza el período desde 1700 hasta 2012 se ve que la producción anual creció a un promedio de un 1,6%. En cambio el rendimiento del capital ha sido del 4 al 5%", explica el economista a The New York Times. Piketty, en otras palabras, critica la idea de que la distribución de la riqueza económica es secundaria a la creación de la misma.

Lee aquí: Los ricos lo fueron aún más en 2013

¿Hay alternativas al sistema?

La desigualdad es un hecho palpable. Según los datos aportados por la organización humanitaria Oxfam, casi la mitad de la riqueza mundial está en manos del 1%. Para Piketty, esta situación va a continuar a menos que se pongan en marcha una serie de medidas progresistas globales como un impuesto del 80% a la riqueza.

Pero ni el mismo Piketty es optimista sobre si hay posibilidades para un cambio: "Los niveles de desigualdad en Estados Unidos hoy son similares a los que había en Europa a comienzos del siglo XX. La historia nos enseña que este nivel de desigualdad no es positivo para el crecimiento económico o la democracia. La experiencia de Europa en el siglo XX no nos hace ser muy optimistas. Los sistemas democráticos no pudieron responder de manera pacífica y la situación solo se solucionó después de dos guerras mundiales y violentos conflictos sociales. Esperemos que esta vez sea diferente", confiesa el economista.

Lee aquí: Milton Friedman y su legado

Críticas a sus tesis

El libro de Pikkety ha sido criticado desde varias perspectivas. Desde la derecha reconocen la gran magnitud de los datos acopiados y comparados pero se ha disentido con la tesis principal y con la "pobreza" de los remedios propuestos.

Así resume The Economist las críticas que reciben las tesis del francés: "Muchos piensan que Piketty se equivoca al creer que el futuro será como el pasado, el siglo XXI como el XVIII y XIX. Otros agregan que, en realidad, es cada vez más difícil obtener una buena rentabilidad del capital invertido. Y además la mayoría de los super-ricos de hoy ha conseguido su riqueza gracias a su esfuerzo y no por herencia", señala el semanario.

Desde el centro izquierda también le han llovido críticas porque su tesis se mantiene dentro de los límites de la economía 'neoclásica'. "Piketty suministra una explicación de la creciente desigualdad en el marco neoclásico y centra el problema en la diferencia entre la rentabilidad del capital y el crecimiento. Este esquema neoclásico le hace enfocar el tema impositivo como el remedio sin prestar atención a las estructuras del poder económico", señala a BBC el académico estadounidense, Thomas I. Palley.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum2

VOLTAIRE
A Favor
En Contra

TENEIS QUE SABER QUE SE TRATA DE UN SOCIATA QUE SU EX-MUJER PHILIPETTI es LA ACTUAL MINISTRA DE LA CULTURA. HACE 5 AÑOS MAS O MENOS SE SEPARARON POR PROBLEMAS DE MALTRATOS DIVERSOS.

NO VALE UN CENTIMO COMO ECONOMISTA EN FRANCIA, OS LO DAMOS REGALADO

Puntuación -12
#1
ROUSSEAU DE GINEBRA
A Favor
En Contra

TENEIS QUE SABER QUE SE TRATA DE UN SOCIATA QUE SU EX-MUJER PHILIPETTI es LA ACTUAL MINISTRA DE LA CULTURA. HACE 5 AÑOS MAS O MENOS SE SEPARARON POR PROBLEMAS DE MALTRATOS DIVERSOS.

NO VALE UN CENTIMO COMO ECONOMISTA EN FRANCIA, OS LO DAMOS REGALADO

Puntuación -15
#2